Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Relevo

El PP da por amortizada a UV y aparta del Consell a su presidente Miralles

Santamaría releva al grueso del equipo de Castellano en Gobernación y sitúa a personas de su confianza

El PP da por amortizada a UV y aparta del Consell a su presidente Miralles

El PP da por amortizada a UV y aparta del Consell a su presidente Miralles

El PP cerró ayer un ciclo que se inició a principios de los 90, con el goteo de dirigentes de Unión Valenciana que fueron recalando en las filas populares; se acentuó a partir de 1995, cuando el expresidente Eduardo Zaplana puso en marcha una operación con Rafael Blasco de estratega para fagocitar a su entonces socio de gobierno; y culminó el 11 de abril de 2011, con el presidente de UV, José Manuel Miralles, anunciando en acto público junto con el exjefe del Consell Francisco Camps que los regionalistas no concurrirían a las elecciones de mayo de ese año y pidiendo el voto para el PP. El premio por ese respaldo fue el nombramiento de Miralles, en junio de 2011, como director general de Desarrollo Estatutario y Promoción del Autogobierno, dentro de la Conselleria de Gobernación que dirigía Serafín Castellano. Tres años y un día después, el Consell lo destituyó ayer.

En este trienio el panorama político ha cambiado tanto que en el PP ya no se considera que la presencia de Miralles aporte ningún plus electoral a su marca. Hace dos semanas, Castellano salió del Consell para asumir la Delegación de Gobierno. El nuevo titular de Gobernación, Luis Santamaría, ha conformado su propio equipo, buscando personal de su confianza y perfil técnico. En ese esquema ha sacrificado a Miralles para hacer hueco a su nuevo segundo escalón. Castellano, del ala valencianista del PP, apostaba por mantener la llama regionalista, pero Santamaría representa un perfil más técnico. En sustitución del presidente de UV, ha colocado a Javier Montero Hernández, licenciado en Derecho y técnico de la Administración con quien comparte amistad personal, amén de exasesor de Zaplana en el ministerio (2002-2004) y próximo al entorno del barón provincial de Valencia, Alfonso Rus, enfrentado a Castellano. De Montero se apunta que no es valencianohablante.

Se enteraron minutos antes

El conseller de Gobernación ha apartado al grueso del equipo de Castellano, en contra de la previsión del entorno de éste, que mantiene que el delegado del Gobierno había pactado con Santamaría y con el propio presidente Fabra la continuidad del segundo escalón, a menos de un año de elecciones. Así, ha relevado a la subsecretaria, Juana María Forés. En su lugar, ha situado a Julio Martínez-Fortún, quien hasta la fecha era interventor de la conselleria. También prescinde de la directora general de Seguridad y Protección Ciudadana, Sonia Vega, designando a Manuel Roca Melchor, funcionario de la Policía en excedencia y jurista de Instituciones Penitenciarias al que Santamaría conocería de su puesto anterior como subdelegado del Gobierno en Valencia. Solo ha salvado a la secretaria autonómica, Asunción Quinzá, y a la directora general de Incendios y Emergencias, Irene Rodríguez, en puertas del verano. A los destituidos se les comunicó la decisión ayer momentos antes del pleno del Consell. Castellano se enteró por ellos.

Paralelamente, el delegado del Gobierno cubrió ayer la vacante que dejó Santamaría y nombró subdelegado en Valencia a Juan Carlos Valderrama, quien hasta ahora era subdirector de la dirección general de Seguridad de Gobernación, el número dos de Sonia Vega.

Compartir el artículo

stats