Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista | Enric Morera

"El cambio no está asegurado; no podemos dejar que se pierda ningún voto porque si no la derecha seguirá"

"Las primarias con cuotas son un obstáculo para hacer más grande Compromís y están fuera de los nuevos tiempos"

"El cambio no está asegurado; no podemos dejar que se pierda ningún voto porque si no la derecha seguirá"

"El cambio no está asegurado; no podemos dejar que se pierda ningún voto porque si no la derecha seguirá"

Su propuesta de construir una plataforma «plural» para las autonómicas de 2015 tiene un destinatario claro, Podemos. ¿Por qué se ha decidido a impulsarla?

Compromís ha de ser uno de los motores del cambio político y la fragmentación es negativa para lograr ese cambio. Nuestro deber es construir una plataforma amplia que pueda sacar un grandísimo resultado electoral y canalizar las inquietudes de mucha gente. Representamos un espacio de ruptura. Lo que hay no se puede reformar. Ha de comenzar una etapa nueva y queremos coincidir con todas aquellas personas y grupos que partimos de una misma filosofía.

Los sondeos auguraban hasta hace poco un cambio en la Generalitat vía un pacto postelectoral de los partidos de izquierda. La irrupción de Podemos lo ha cambiado todo. Dice que la fragmentación es negativa para el cambio.

El cambio no está asegurado. Y queremos un cambio potente. Apostamos por lo máximo, por el máximo resultado posible. Movilizar a la mayoría de la ciudadanía. Mi propuesta es para trabajar juntos desde la base, desde las plataformas ciudadanas. No somos un fin en nosotros mismos, sino un instrumento para rescatar personas, para construir un país. Nuestra apuesta es sincera para no fraccionar electoralmente el escenario político porque la fragmentación electoral es un riesgo para el cambio. Eso solo beneficiaría a los que durante veinte años han estado llevándonos a la miseria.

El presidente Fabra dijo el jueves que hay encuestas que apuntan a que si entra Podemos EU podría quedarse fuera al no llegar al 5%. ¿Usted tiene datos?

Sí. Partimos de un análisis demoscópico y electoral. Mi objetivo es que todos los votos sumen para el cambio. Que no se quede un solo voto por barreras electorales fuera de las Corts. Estamos obligados a configurar una plataforma real que sea útil para propiciar ese cambio político. No podemos dejar que se pierda ningún voto para el cambio. Por eso concretaremos una plataforma para dar solución a los problemas reales de la gente, no con medidas cosméticas. No podemos defraudar a los ciudadanos. Estamos obligados a configurar una solución electoral, a entendernos.

Compromís tiene bloqueado el reglamento para elegir a los candidatos a la Generalitat por las diferencias sobre el sistema a seguir. ¿Cómo se conjuga eso con una plataforma con Podemos?

Esta opción clarifica y ayuda a desencallar una situación que ha de evolucionar hacia unas primarias abiertas a la ciudadanía, muy democráticas, basadas en una persona, un voto, que puede ser el punto de encuentro de muchísima gente. Es una opción que favorecerá los procesos de cooperación porque vamos a hacer un llamamiento a las personas, a los grupos organizados y a aquellos con los que coincidimos en valores, en propuestas y en un método de elección de candidatos absolutamente democrático. Sin reservas ni cuotas.

Primarias en las que las bases conformarán las listas sin filtros de los partidos que integran Compromís (Bloc, Iniciativa del País Valencià y Els Verds-EE, además de los independientes).

Las reservas o las cuotas provinciales con prelación de puestos son un obstáculo para la coincidencia y para hacer más grande la cooperativa política que es Compromís. Para cooperar y para sumar. No soy partidario en absoluto. Hay otras formas para garantizar la pluralidad, un sano valor que tenemos en Compromís. Hay otras fórmulas que hemos de explorar que no pasan ni por cuotas ni por reservas.

Hay muchos que se resistirán porque pondrá en riesgo su puesto en las listas.

Si no aplicamos en nuestra casa lo que pedimos a las instituciones somos unos hipócritas. Si pedimos participación, transparencia e igualdad, tenemos que aplicarlo en nuestra casa. Uno de los elementos de la nueva etapa que hemos de construir todos juntos son las primarias abiertas a la ciudadanía. Eso es clave para empezar una nueva etapa. El control, la transparencia, el rigor, el rendir cuentas, el concepto de plataforma ciudadana deliberativa para decidir, no solo los candidatos, sino las políticas y las grandes decisiones, nos hacen coincidir con un amplio sector de la ciudadanía que quiere otras formas para los nuevos tiempos que vienen. Hemos de estar a la altura de las circunstancias. Crear las condiciones para hacer operativos estos principios. Las organizaciones son importantes pero, sobre todo, esos valores de transparencia, igualdad, democracia interna.

Primarias abiertas en las que del primer al último puesto lo decidirán las bases.

Ese es mi compromiso. Eso ayudaría a sumar efectivos, a evitar el fraccionamiento, a reilusionar a mucha gente con la política y, como fuimos ya en su día, a ser precursores en los cambios internos que se han de producir en el seno de las organizaciones políticas.

¿Y cómo lo explicará a los otros partidos de Compromís, donde muchos invocan la salvaguarda de la pluralidad para reclamar reserva de puestos en las listas?

La reserva provincial con prelación está fuera de los nuevos tiempos. Las organizaciones han de tener una presencia, pero no se puede secuestrar ese debate, esa decisión, a los ciudadanos que quieran participar y venir a hacer política con nosotros.

¿Este proyecto lo ha comunicado a Mònica Oltra (líder de Iniciativa que ya anunció que concurrirá a las primarias de Compromís para la Generalitat)?

No lo he comentado ni a alguna gente de mi ejecutiva [del Bloc] porque es una reflexión personal, que he contrastado con gente. Es un paso, si quiere atrevido, para desencallar una situación que no es beneficiosa, no pensando en Compromís, sino en nuestros conciudadanos, en las personas que están padeciendo el empobrecimiento y la falta de respuestas de la política. Es un paso que doy, meditado, pero que no he compartido ni con muchos compañeros en Compromís.

¿No teme que su propuesta dinamite Compromís?

No. Esta propuesta refuerza Compromís. Mi apuesta es por que Compromís trabaje generosa y cooperativamente para llevar adelante esta idea. Hay receptividad, porque hablamos de la necesidad de coincidir desde la base para propiciar un cambio de altura.

Es una oferta dirigida a Podemos, pero ¿esa plataforma electoral para las autonómicas está abierta a Esquerra Unida?

No cerramos ninguna puerta. Sería osado por nuestra parte poner vetos, no somos de ese estilo. Pero podemos ir trabajando a partir de cooperar sobre la base. Ahí tenemos una experiencia dilatada. Trabajaremos para cooperar con estos objetivos de forma intensa. Primero lograr los consensos dentro de Compromís y que sea Compromís la que lance esa propuesta sin voluntad de hegemonizar nada.

Está Guanyem València, una operación para conformar una candidatura de izquierdas en Valencia ciudad en la que se integren EU, Podemos y agentes sociales. ¿Compromís entrará ahí?

La propuesta que lanzo es de carácter autonómico. A nivel municipal seremos muy respetuosos con los procesos de base. Serán nuestros compañeros de la ciudad de Valencia los que decidan la mejor fórmula para dar garantías de cambio profundo a nivel municipal.

Podemos ha apuntado que no se presentará a las elecciones locales. Su oferta de ir juntos en las autonómicas, ¿operaría también a nivel municipal? Si se presentan a las primarias locales de Compromís, ¿podrán participar?

No impondremos nada. Pero es cierto que los ciudadanos han de cooperar desde la base. Y que la traslación municipal sería muy importante. Hemos de buscar la fórmula más adecuada.

La plataforma precisaría un programa común con Podemos. ¿Podrán negociarlo?

Sí. Tenemos muchos elementos en común. La auditoría de la deuda, el 'no debemos, no paguemos', las propuestas de regeneración democrática, una apuesta clara por la economía social del bien común. Tenemos unos denominadores comunes importantes que nosotros ya hemos practicado en algunos municipios. No veo una base de problemas en lo que es superar esta gran crisis-estafa que hace pagar a la ciudadanía lo que otros, la economía especulativa y financiera, han propiciado. Podemos entendernos de forma muy sustantiva.

Para materializar el cambio tendrían que pactar después de las elecciones para hacer presidente de la Generalitat al candidato socialista, Ximo Puig.

No hablamos de eso. Hablamos de vocación mayoritaria, de conseguir el máximo resultado, 400.000, 500.000 votos. Hablamos de que se pudiera trasladar en un territorio tan masacrado por esas políticas de veinte años del PP esa idea de cambio y abrir una etapa que tenga como prioridad el rescatar personas. No nos interesan unos diputados más, el mercadeo de acuerdos postelectorales, sino construir desde la base esa alternativa política, social y electoral. Y Compromís ha de comprometerse con esa idea. Ese es el reto que lanzo dentro de Compromís y es un grito que hago a la sociedad española, que espera nuevas formas de hacer política.

Podemos mantiene el discurso de que el PP y PSOE son la casta. ¿En el caso valenciano ve a Ximo Puig también como casta?

Nos preocupan mucho, y esperemos que cambien, posiciones del PSOE sobre la reforma constitucional para primar el pago de la deuda, la imposibilidad de elegir al jefe del Estado, las políticas macroeconómicas y todo el sistema de puertas giratorias y de cómo unos pocos han dominado las elites españolas para beneficio de esos oligopolios. Todo eso es evidente. Dicho esto, nos gustaría una evolución y seremos exigentes y firmes en que las políticas han de estar pensadas para las personas.

¿Ve indicios de que el PP se pueda 'rearmar' en estos meses y recuperar terreno perdido?

La garantía del cambio a favor de las personas es que esta plataforma política, social y electoral aparezca. Y Compromís ha de ser generoso por que si no, la alternativa con la que nos encontramos es un pacto entre PP y UPyD, con su reagrupación con Ciutadans. Es decir, las fuerzas de la derecha continuarán practicando las políticas que nos han hundido como pueblo y como sociedad. Mi grito de alerta, y de esperanza al mismo tiempo, es para configurar esa gran plataforma que sea una garantía de ese cambio tan necesario para derrotar la corrupción y restaurar la democracia y la decencia en las instituciones.

Compartir el artículo

stats