Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vicente y Amparo como «fet diferencial valencià»

La «normalització» también ha llegado a la onomástica con nombres como Aitana, Marc o Joan

Durante décadas no existieron grandes diferencias entre la onomástica valenciana y la española. Mientras Josep, Jordi o Montserrat, así, escrito en catalán, lideraban la lista en las provincias catalanas durante la dictadura, en Valencia, lo más parecido a un «fet diferencial» fue Vicente, inscrito en castellano, aunque en el ámbito privado abundaran los «Sento» y «Vicentico». Vicente, con sus dos santos patrones (Ferrer y Mártir), ha sido el nombre valenciano del siglo. Por abundancia (sólo José le supera), persistencia y particularidad local. Se mantuvo en primer o segundo lugar en Valencia (y Castelló) hasta la década de los 80. Incluso en los 40, Vicente y el compuesto José Vicente eran dos de los diez más comunes. Con la democracia ha ido perdiendo posiciones, hasta caer al puesto 62 hoy. El mismo papel de resistencia cultural frente a la castellanización juega el nombre de Vicenta. Y, sobre todo, Amparo, por la Mare de Déu (y sus versiones María Amparo o Desamparados), que estuvo hasta los 90 siempre entre los 20 primeros, caso estrictamente valenciano. Solo en Cuenca y Teruel Amparo tuvieron presencia reseñable.

No ha sido hasta hace poco cuando se ha producido la «normalització» onomástica. La recuperación del valenciano para la vida pública a través de la enseñanza y los medios en democracia ha llevado nombres en valenciano a los primeros puestos, aunque la presencia no es contundente hasta los 2000, con Mireia y Aitana, éste último consolidado como el séptimo más utilizado por los papás del último lustro. Más habituales son hoy los nombres en lengua propia para chicos: Marc es el cuarto, y le siguen Joan (19), Joel (37), Guillem (45), Carles (47) y Xavi (52). Incluso en las dos últimas décadas más de un centenar de «lletraferits» han puesto a su hijo Ausias, nombre rescatado del Segle d'Or: hay 157 en Valencia y no superan los 18 años de media.

Compartir el artículo

stats