Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Carlos Arribas: "Se fomenta el negocio cinegético y se evita la erradicación de arruís"

P ¿Qué daño provoca en la naturaleza que no se erradiquen estas especies?

R La falta de cabras monteses para las cacerías intentó cubrirse durante el tardofranquismo con la introducción de otros bóvidos foráneos, como el muflón y el arruí, especies que han tenido un impacto desigual sobre la flora y fauna local y, en algunos casos, han puesto aún más en aprietos a la cabra montés, pues compiten con ella por los mismos recursos.

P ¿Por qué el PP sacó adelante la ley sin contar con la mayoría de grupos de la Cámara e ignorando a ONG?

R El PP, por cuestión electoral, se hace eco de la presión de determinados sectores económicos o sociales, como en este caso los cazadores o los recolectores del cangrejo rojo americano, para modificar una ley de forma «ad hoc», para incumplir una sentencia judicial, duramente ganada por los ecologistas. Vergonzoso.

P Con la aprobación de la ley, ¿se va a permitir la caza de arruís, pero no su erradicación, beneficiando de está manera a los cazadores?

R Claro. Al excluirla del catálogo de especies invasoras se podrá seguir cazándola, fomentando el negocio cinegético y evitando su erradicación.

P La ley todavía debe pasar por el Senado.

R El texto actual es muy confuso y poco coherente, y se están preparando enmiendas desde el mismo grupo popular. De todas formas, se aprobará que se siga cazando en la modalidad de caza deportiva y se evitará su erradicación como invasora, que es lo deseable.

P ¿Hay más especies exóticas invasoras en la zona?

R La única especie exótica en debate es el arruí, que fue introducida por los cazadores y se está reproduciendo de forma descontrolada. Ocupa un nicho ecológico semejante a la cabra montés y compite con ella. Debería ser eliminada.

P ¿Qué supondría la aprobación de la ley?

R Un grave retroceso en la lucha contra las especies invasoras, una de las principales causas de pérdida de biodiversidad del mundo y de España.

Compartir el artículo

stats