Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Podemos paraliza el relevo de Estañ ante la inestabilidad en Madrid

Aplazará la asamblea ciudadana si se convocan elecciones para priorizar la campaña electoral - Davó es la mejor posicionada para liderar una lista unitaria

Podemos paraliza el relevo de Estañ ante la inestabilidad en Madrid

Podemos paraliza el relevo de Estañ ante la inestabilidad en Madrid

Antonio Estañ anunció que no volvería a presentarse para ser elegido secretario general de Podemos el 22 de julio, el mismo día que Pedro Sánchez se enfrentaba al debate de investidura. Estañ explicó que se hacía a un lado para dar paso a un nuevo equipo directivo que se elegiría en octubre, pero ahora, esa posibilidad depende de Sánchez. Si no lo hay antes del 23 de septiembre y se convocan nuevas elecciones generales en noviembre, Podemos aplazará la asamblea ciudadana para centrar todos sus esfuerzos en la campaña.

Así se decidió en la ejecutiva que el partido celebró el martes, donde se materializó el sentir general: la repetición de las elecciones cobra fuerza y el partido no puede invertir su energía a debatir sobre sí mismo mientras la inestabilidad sacude el tablero político.

La ejecutiva acordó continuar con los plazos establecidos hasta saber si hay o no elecciones generales. En concreto, está previsto comenzar a trabajar en la renovación a partir del 28 de septiembre con la convocatoria oficial, donde una serie de reuniones determinarían las bases organizativas y políticas del partido para su nueva etapa.

A partir de entonces, se presentarían las candidaturas que opten a la secretaría general, que amplían las bases pactadas. Los resultados se conocerían el 20 de octubre tras el referéndum de las bases, que elegirán al nuevo secretario o secretaria. Según el calendario, la campaña electoral, en caso de haber elecciones, comenzará el 1 de noviembre, a penas 10 días después de haber tomado posesión un nuevo equipo directivo. «Es cuestión de lógica atrasar la asamblea», insistieron en el partido.

Se busca un debate en profundidad y, como señalaron algunas fuentes, en caso de unos comicios eso no sería posible. Sobre todo, porque en la asamblea se debe dirimir la estrategia y las políticas del partido y en caso de elecciones, el escenario nacional y, por tanto, autonómico, podría cambiar.

En este sentido, hay otra cuestión en la que también hay un acuerdo generalizado: debe presentarse una lista unitaria, que evite el enfrentamiento entre candidatos y tense las relaciones internas. Se trata de generar un «debate sano» y evitar «guerras» entre las bases.

Consenso fundamental en la lista

El consenso, según señalan todas las fuentes, podría reunirlo Naiara Davó, actual síndica del grupo parlamentario en las Corts y una revelación dentro del partido. Entró tras la renuncia al escaño de Rubén Martínez Dalmau cuando tomó posesión como vicepresidente segundo del Consell y entró directa a comandar el grupo.

No ha defraudado. Lejos de eso, el grupo, según sus propios miembros, funciona con eficacia y armonía. Eso mismo se busca para el partido, donde ha habido dos secretarios generales (antonio Montiel y Antonio Estañ) en cuatro años.

Se destaca de Davó el conocimiento del municipalismo. Llegó desde Alcoi y en Podemos valoran que tenga una visión suficientemente global como para saber encajar una política autonómica en un ayuntamiento.

En el partido la consideran una buena opción para poner fin a la tricefalia que ahora lidera la formación. Martínez Dalmau como referente en el Consell; Estañ en el partido y Davó en las Corts. Si la de Alcoi asumiera la secretaría, solo quedaría Dalmau como la otra cabeza visible del partido con quien mantiene una buena relación, a diferencia de Estañ.

Como Davó, la otra referente de la corriente de Pablo Iglesias, Pilar Lima, también podría erigir su candidatura. Sonó también como síndica pero fue finalmente la exconcejala de Alcoi quien agrupó más apoyos. El activismo de Lima es otro de los valores que se destacan en Podemos por lo que se ve indispensable que, como mínimo, forme parte del equipo directivo.

Lima se ha mostrado en los últimos meses muy crítica con la decisión de Estañ de hacerse a un lado. El secretario general busca desde hace tiempo mantener un segundo plano político, pero Lima cuestionó su movimiento porque se forzaba a «volver a hablar de nosotros». «Hasta que no haya gobierno no podemos irnos a la asamblea ciudadana», dijo la diputada un día después del anuncio de Estañ. Para Lima, el proceso debe abrirse, pero no es un buen momento.

Compartir el artículo

stats