Ayer de madrugada muchos se despertaron por una gran tormenta acompañada de aparato eléctrico, que primero se sintió en Alicante y fue avanzando de norte a sur por el litoral de la Comunitat Valenciana a primera hora de la mañana. La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) explicó que se trata de una turbonada, que empezó a penetrar el sur de Alicante a las 5 horas, acompañada de lluvia, viento y hasta granizo en algunos puntos. «Se trata de formaciones nubosas de gran tamaño, en este caso de casi 2.000 kilómetros cuadrados, que contienen mucha energía eléctrica y que se dan en condiciones de fuerte inestabilidad», explicó Jorge Olcina, director del laboratorio de climatología de la Universidad de Alicante. El alto contenido de energía de este fenómeno provocó los rayos y relámpagos como si de un foco de neón se tratase.

Para hoy, Aemet retiró las alertas por lluvia, aunque permanece la amarilla por fenómenos costeros en Alicante. La previsión apunta a cielos poco nubosos en el sur de esta provincia, y nubosos o cubiertos, con probables chubascos dispersos y ocasionales, en el resto del territorio valenciano. El viento soplará del nordeste moderado en general, especialmente en el litoral, y no se espera que las temperaturas registren grandes cambios. Ayer, las máximas fueron de 28,3 grados en Vinaròs y sobre los 27 en Llíria, Torreblanca y Castelló.

Para hoy, se esperan máximas de 30 grados en Alicante y Elx, 27 grados en Vinaròs, 26 en Castelló y Dénia, y 25 en Gandia y València.