29 de abril de 2020
29.04.2020
Levante-emv

Explosión de naturaleza en calles y parques

La política de eliminar herbicidas y plantar semillas en los alcorques unido al confinamiento hace aflorar una biodiversidad urbana desconocida

29.04.2020 | 04:15
Explosión de naturaleza en calles y parques

Una explosión de naturaleza se ha abierto paso en la mayoría de ciudades y municipios de la Comunitat Valenciana. La capital, València, no es una excepción. A la restricción de movimientos de transeúntes y mascotas se han unido las lluvias en una entrada de la primavera atípica, muy húmeda y con menos horas de sol.

Pero no solo el estado de confinamiento ha tenido que ver en esta eclosión de la biodiversidad en casi cada rincón urbano. La política de eliminar herbicidas puesta en marcha en el primer Govern de la Nau, junto a la plantación de semillas silvestres en muchos alcorques, está ofreciendo imágenes inéditas, impensables hasta hace bien poco.

Hasta veinticinco especies distintas de flora silvestre se distribuyeron bajo los árboles en distintos puntos de la ciudad, con semillas adaptadas al clima mediterráneo. Una mezcla de anuales y perennes que florecen y se resiembran por sí mismas, indicadas para un mantenimiento bajo. Digitalis purpurea, Echinacea, Silene armeria, Iberis umbelata o varias clases de Linums son algunas de las que ahora florecen por la ciudad. «Sirven de alimento para muchos insectos polinizadores, por ejemplo las abejas que son importantísimas a nivel mundial para garantizar la alimentación», explica Sergi Campillo, vicealcalde de València. « Nuestra ciudad se ha convertido en un refugio para ellas y se calcula que ya tenemos más de 800.000 abejas, de hecho tenemos un programa de apicultura urbana», señala el también responsable de Ecología urbana. «Cuando acabe el confinamiento podremos disfrutar de toda una explosión de vida en los alcorques, que además que son un regalo para la vista», apunta.

Campillo, biólogo de formación, destaca una mayor presencia de vencejos o golondrinas y relata que hay dos tipos de alcorques, aquellos en los que se plantaron simientes como amapolas y otros donde crecen plantas de forma espontánea, que Campillo insiste en que no son malas hierbas y son autóctonas. «Están creciendo también por las praderas por el menor mantenimiento debido al estado de alarma y han evolucionado hacia una jardinería más natural», razona. «Es una política de renaturalización de la ciudad y de que los espacios urbanos no son incompatibles con el respeto a la naturaleza», defiende el edil de Compromís.

Adiós al glifosato y más control
La idea es extender la apuesta de los alcorques asilvestrados por todos los barrios. De hecho, en una de las últimas juntas de gobierno antes de la expansión de la covid-19, se aprobó una partida de 898.637,80 euros hasta septiembre, con un importante incremento de personal y operarios, así como maquinaria para el control de la vegetación adventicia. La eliminación del glifosato, que tiene efectos cancerígenos, hace proliferar las plantas, algo no exento de críticas vecinales, pero como contrapartida se neutraliza el efecto isla de calor. Además, se favorece un refugio de fauna útil y beneficiosa en el control de plagas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Calendarios 2020

Calendario Laboral y Escolar Comunidad Valenciana

Consulta el calendario de 2020

Todos los días festivos nacionales, locales y de las ciudades de València, Castelló y Alicante de 2020, así como el calendario escolar para el curso 2019/20.