Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El uso de las aguas residuales tratadas para riego agrícola se estanca en el último lustro

El Botànic prometió en la pasada legislatura duplicar el volumen destinado a la reutilización para paliar el estrés hídrico - La Epsar destinó en 2019 un total de 131,63 hm3 procedentes del saneamiento y 315.393 t de lodos en 15.205 hectáreas

El uso de las aguas residuales tratadas para riego agrícola se estanca en el último lustro

El uso de las aguas residuales tratadas para riego agrícola se estanca en el último lustro

Lejos de incrementar su uso, decrece. El volumen de aguas tratadas en las depuradoras para su reutilización, mayoritariamente para riego, desciende un 2 % respecto al último ejercicio y se estanca en el último lustro. En 2015 se destinó el 31 % economía circular, en 2016 un 30,4 % y en 2017 el 27,15 %. Así se desprende de la memoria de gestión de la Entidad de Saneamiento de Aguas Residuales (Epsar) que acaba de hacerse pública. Si en 2018 fue un 31,46 % en 2019 se quedó en un 29,53 %. Traducido a hectómetros cúbicos, 131,63 frente a los 139,39 del año anterior. Un retroceso que contrasta con la promesa de la Generalitat durante la pasada legislatura de duplicar las cantidades para paliar el estrés hídrico.

Por usos, el agrícola vuelve a ser el primer destino, con un 91,1 %, seguido por el industrial (5,6 %), el recreativo (2,1 %) y el urbano (1,2 %). Alicante es la provincia que mayor aprovechamiento hace de las aguas depuradas (52 %), por delante de Valencia (445 %) con Castelló de forma testimonial (3 %). Con una capacidad total de tratamiento de 333,93 hm3/año, y 44 Edar donde se aplica tratamiento terciario o avanzado, el 69 % continúa vertiéndose al mar o a los ríos. Entre las instalaciones de regeneración destaca Pinedo, que cerró 2019 con 127,8 hm3, el 38,3 % del total de la Comunitat Valenciana.

Durante 2019 han estado en servicio 485 instalaciones de saneamiento y depuración, que han actuado sobre 445,79 hm3. Se han eliminado un total de 106.381 toneladas de sólidos en suspensión, así como 124.629 toneladas de materia orgánica. La carga media contaminante ha sido de 5.843.241 he, que supone un incremento del 4,1 % respecto a 2018. La carga máxima semanal ha sido de 10.541,934 he, lo que supone un aumento del 1,88 % en comparación con 2018.

En el capítulo de lodos, en 2019 se produjeron 384.176 toneladas de materia húmeda, con un incremento del 3 % en la producción mientras que la carga tratada en las depuradoras subió un 4,1 %. El destino agrícola supone el 91, 06 % mientras que para valorización energética en horno de cementeras alcanza el 8,93 %. A los vertederos solo llega el 0,003 %. Las 315. 393 toneladas de lodos fueron aplicados en 3.678 parcelas agrícolas con una extensión total de 15.205 hectáreas.

Durante 2019 se ha detectado la presencia de metales pesados en los lodos de catorce Edar, «en concentraciones que han imposibilitado su reutilización en agricultura, de tal forma que el posterior tratamiento ha supuesto un sobrecoste.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats