Tras siete meses de convivencia y combate con la pandemia de la covid-19, las expectativas electorales del Gobierno de la Generalitat resisten. Más que eso. El tripartito de izquierdas formado por PSPV, Compromís y Unides Podem aumenta su ventaja. En total, sumaría 60 escaños de los 99 de las Corts, según la encuesta de otoño de Invest Group para los diarios de Prensa Ibérica en la Comunitat Valenciana: Levante-EMV, Información de Alicante y Mediterráneo de Castelló. Las elecciones autonómicas de abril de 2019 depararon 52 diputados a este bloque, frente a los 47 de la derecha.

Los partidos del Pacte del Botànic salen mejor parados incluso con respecto a la encuesta de hace un año de este periódico, que ofrecía un horizonte de 59 parlamentarios para el grupo de la izquierda. Eso era antes de la emergencia sanitaria, social y económica por el coronavirus.

Los resultados del estudio demoscópico suponen de esta manera un espaldarazo a la gestión de la crisis realizada por el Consell de Ximo Puig, cuyo liderazgo sale además reforzado. Incluso como ya pasaba en el sondeo de hace un año, el PSPV y Compromís podrían gobernar a dúo, sin Unides Podem; entre ambos alcanzarían los 51 escaños y, por tanto, la mayoría absoluta.

Son los socialistas, no obstante, los que obtienen una mejor previsión electoral. La encuesta los eleva hasta los 36 diputados, nueve más de los conseguidos en las últimas elecciones, cuando el partido de Puig recuperó una hegemonía perdida en 1995. Y uno más de la proyección del sondeo de octubre de 2019.

El PSPV no alcanza esas cotas de poder legislativo desde 2007 (38), en tiempos de marcado bipartidismo, lejos de la fragmentación de los últimos años.

Lo que cambia es la dinámica de los socios. Compromís retrocede y pasaría a quedarse con quince diputados, frente a los 17 que tiene ahora y los 18 que le ofrecía la encuesta de hace un año. La previsión de un 14,8 % en estimación de voto es de las más bajas en toda la serie de sondeos de Invest Group para Prensa Ibérica, iniciada en 2016. Por contra, la confluencia de Podemos y Esquerra Unida mejora sus expectativas y se aleja de la temida barrera electoral del 5 %. El 9,9 % que le da la actual encuesta supone igualar su mejor marca en la serie. Significaría pasar a tener nueve diputados, uno más de los actuales.

Los resultados de la encuesta invitan a pensar que la agenda estatal tiene un especial peso entre los votantes valencianos en este momento de crisis por la pandemia. Esta lectura explicaría el progreso de Unides Podem y el paso atrás de Compromís. También podría estar en la mejora de posibilidades de los socialistas.

En el bloque de la derecha, se consolida la tendencia a la baja de Ciudadanos, que no reflota sus perspectivas electorales tras la salida de Albert Rivera y la moderación del discurso del partido, abierto ahora a alianzas con la izquierda en un contexto de emergencia sanitaria. La formación que lidera Toni Cantó en la Comunitat Valenciana se quedaría en siete escaños, menos de la mitad de los 18 que obtiene ahora y se quedaría como última fuerza en las Corts (ahora es la tercera) con un 7,5 % de estimación de voto, muy cerca del listón del 5 % que permite entrar en la Cámara autonómica.

Tendencia contraria es la de Vox, que revierte la caída augurada en el sondeo de octubre de 2019 y ganaría un escaño en relación a los 10 que tiene ahora con un 11,1 % de proyección de voto. Puede ser el reflejo de la influencia de la agenda española en la actualidad valenciana señalado anteriormente. El partido de ultraderecha sería la cuarta fuerza en las Corts con estos resultados.

El PP también avanza con respecto a los resultados de abril de 2019. Tendría 21 diputados, dos más de que los que posee en este momento. Sin embargo, el dato no es tan bueno como el que lograba en la encuesta de octubre de 2019, cuando llegaba a los 22.

En resumen, la alianza de partidos de izquierda mantiene una progresión al alza a pesar de los efectos de la pandemia y el bloque del centroderecha continúa con una tendencia a la baja. En lo concreto, el sondeo ofrece subidas con respecto a octubre de 2019 de PSPV, Unides Podem y Vox, y descensos de Compromís, PP y Cs.

El partido naranja registraría una fuga de votos superior al 50 %. Se los repartirían PP (13 %) y PSPV (11,1 %), y un 13 % iría también a la abstención en este momento, a falta de tres años para elecciones. Por el contrario, Vox y Compromís mantienen los mayores grados de fidelidad (88 y 82 %, respectivamente). Las pérdidas en la coalición de Mónica Oltra y en Unides Podem van hacia el PSPV.

Compromís sufre en València y sube en Alicante

València es la provincia que lastra los resultados de Compromís en la encuesta. Esta prevé una pérdida de 3 escaños de la coalición (de 9 a 6). Sin embargo, mejora en Alicante (de 4 a 5) y se mantiene en Castelló. Ciudadanos, por su parte, sufre en Alicante, donde pasaría de 7 a dos escaños, y en Castelló (de 4 a 2), pero retendría los cuatro de València. Esta provincia es donde el PSPV sustenta su avance, al subir de 10 a 15. En Alicante alcanzaría los 13 (diez ahora) y en Castelló pasaría de 7 a ocho. Ideológicamente, las posiciones de centro recuperan espacio sobre hace un año. Con todo, la izquierda es la ubicación dominante.

A.G. | València