Las imágenes de la celebración del toro embolado o 'bou embolat' en Vila-real han desatado la polémica. A las protestas habituales de los grupos animalistas se unen ahora las que advierten sobre la ausencia de distancia social en el festejo taurino pese a la pandemia de coronavirus. En las imágenes, captadas por la Organización por la Defensa de Todos los Animales en España y Latinoamérica Anima Naturalis, se observa como en el foso de la plaza portátil levantada en este municipio castellonense se amontonan cerca de 30 personas que, pese a llevar mascarilla, no respetan la distancia social y se agolpan en muy poco espacio alrededor del toro al que van a embolar.

Vila-real ha autorizado el montaje de una plaza de toros portátil, propuesta por una empresa privada, dentro de una iniciativa que buscar dar apoyo al sector de la tauromaquia y los 'bous al carrer' tras los efectos económicos que la pandemia de coronavirus ha tenido en el mismo tras la cancelación de cientos de festividades locales que han dejado en peligro la continuación de muchas empresas privadas. Los festejos comenzaron el pasado 26 de septiembre y continuarán hasta el 25 de octubre, pero la polémica se ha desatado este fin de semana tras hacerse públicas las imágenes del 'bou embolat' en las que se aprecia cómo los participantes en el festejo incumplen las medidas de seguridad e higiene que marcan la distancia social como una de las principales formas de contener la expansión del virus. La otra medida principal, el uso de mascarilla, sí se cumplía por parte de los asistentes. "Mientras en Europa batimos récord de contagios, en un municipio de Castellón Bandera de España siguen juntándose para seguir con sus tradiciones de maltrato animal", afirmaron desde Anima Naturalis en su Twitter.

La polémica por el 'bou embolat' de Vila-real pese al covid, visto desde la plaza

Sin embargo, las imágenes que han trascendido del festejo muestran unas gradas donde sí se cumple la distancia social, con una asistencia muy baja y muchos huecos vacíos entre el público. Las últimas cifras de la Conselleria de Sanitat (actualizadas el pasado 15 de octubre) muestran que, con una población de 50.893 personas, Vila-real ha detectado 51 casos positivos en los últimos 14 días, lo que indica que la incidencia acumulada de covid en el municipio en el mismo periodo de tiempo es de 100,21 por cada 100.000 habitantes. En esta localidad castellonense se han registrado 496 pruebas PCR positivas y 51 fallecimientos desde el inicio de la crisis sanitaria.

11

Polémica por la celebración del 'bou embolat' en Vila-real