Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tomás Quirós

"La prioridad del IVO ha sido que los pacientes oncológicos siguieran sus tratamientos"

El hospital concertado atiende al año a 30.000 personas, 5.000 de ellas nuevos enfermos, y ha recibido en pandemia a 1.000 de centros públicos para que dispusieran de más camas covid

Tomás Quirós

Tomás Quirós

Al cumplirse un año del estallido de la pandemia del coronavirus, que ha originado una crisis global sin precedentes y puesto a prueba los sistemas sanitarios de todo el planeta, el dr. Tomás Quirós, director médico de la Fundación Instituto Valenciano de Oncología (IVO) explica cuál ha sido el papel de la institución.

Se cumple ahora un año del estallido de pandemia ¿Cómo ha afrontado el IVO esta crisis sanitaria? ¿Qué balance hace?

Con gran preocupación como todos, si bien es verdad que la situación ha ido evolucionando a lo largo de todo este tiempo. Apenas se conocía nada del virus ni de las medidas para abordarlo. Por otra parte, nuestro hospital atiende un colectivo de pacientes especialmente vulnerables, los cuales además no pueden interrumpir sus tratamientos. Por ello nuestra preocupación fue desde el primer momento poner todos los medios posibles para proteger tanto a nuestros pacientes como a nuestros profesionales, asegurando a su vez la continuidad de la asistencia. No hay que olvidar que, si bien hemos dado apoyo en momentos puntuales de la pandemia a pacientes derivados desde otros hospitales, el IVO atiende más de 30.000 pacientes oncológicos anualmente, 5.000 de ellos nuevos pacientes, por lo que dar las máximas garantías y poder continuar sus tratamientos desde el inicio de la pandemia ha sido nuestra máxima prioridad.

¿Cómo se ha llevado a cabo la coordinación con los hospitales públicos?

Desde que se inició la pandemia el IVO ha recibido cerca de 1.000 pacientes oncológicos derivados desde diferentes hospitales públicos, principalmente entre la primera y la tercera ola, lo que ha permitido que estos hospitales pudieran destinar en la época de mayor intensidad todos sus recursos a la atención de pacientes covid sin que estos pacientes vieran interrumpidos sus tratamientos. En este sentido, hemos tenido una relación muy fluida con los diferentes hospitales, concretando con cada uno de ellos el número de pacientes a atender de cada especialidad de acuerdo con sus necesidades, así como los plazos de intervención, ya que hay pacientes que precisaban de tratamientos complementarios a su intervención quirúrgica como pudiera ser el caso de una quimioterapia o radioterapia previa. Para ello los pacientes han sido citados con nuestros especialistas en un plazo de 2-3 días, por lo que la evaluación individual de cada paciente y la coordinación con sus hospitales para disponer de todos los informes y estudios previos con la mayor agilidad ha sido fundamental.

¿Cómo se logra compatibilizar la seguridad de pacientes y profesionales sin interrumpir los tratamientos, algo vital en enfermos oncológicos?

En nuestro centro desde el primer momento de la pandemia se creó un comité para establecer las medidas básicas a nivel intrahospitalario. En este sentido se generaron circuitos y áreas específicas para la atención de pacientes con sospecha de infección por covid, evitando con ello exposiciones de riesgo tanto a pacientes como a personal sanitario. Por otro lado, se tomaron medidas higiénicas en ambos niveles y se generaron protocolos a nivel asistencial tanto para consultas externas como a nivel hospitalario. En consultas externas se siguieron las recomendaciones de los grupos nacionales para la toma de decisiones terapéuticas y se optó por la telemedicina en pacientes asintomáticos y con visitas de seguimiento semestrales /anuales.

¿C

uáles son los últimos avances en diagnóstico, tratamiento y seguimiento del cáncer? ¿En qué ensayos clínicos participa actualmente el IVO?

En primer lugar, el aspecto más importante para mejorar el pronóstico del cáncer es la prevención, ya sea evitando la aparición del cáncer con la prevención primaria, -ejemplos serían evitar el tabaquismo y la obesidad- o bien, con el diagnóstico precoz o prevención secundaria. El diagnóstico precoz es fundamental, ya que nos permite diagnosticar el cáncer cuando es muy pequeño y así tendrá un menor riesgo de recaída y una menor probabilidad de metástasis. Ese diagnóstico precoz es fundamental para aplicar tratamientos menos agresivos. En el caso del cáncer de mama, 9 de cada 10 mujeres serán diagnosticadas de cáncer de mama localizado, lo que significa que es potencialmente curable. A los 5 años, la tasa de curación puede ser del 80-85 %.

Por otro lado, el desarrollo de técnicas quirúrgicas menos agresivas y con menor morbi-mortalidad se están imponiendo día a día, clara muestra de ello son la cirugía robótica, la cirugía laparoscópica o la técnica del ganglio centinela. También la radioterapia con esquemas de menor duración pasando de las antiguas 3-5 semanas a 5-10 días, y a nivel de tratamientos sistémicos el desarrollo de nuevos agentes como la inmunoterapia están consiguiendo en algunos tipos de cánceres resultados superiores a los conseguidos con la quimioterapia.

El IVO participa en más de 150 ensayos clínicos, nacionales e internacionales, incluso algunos de ellos han sido diseñados por algunos de nuestros especialistas. Cualquier paciente diagnosticado de una neoplasia puede solicitar una valoración en nuestro centro y se le podrá ofrecer la posibilidad de participar en alguno de ellos siempre y cuando cumpla los criterios de inclusión, y obviamente, consideremos que sea la mejor opción terapéutica.

Compartir el artículo

stats