30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

José E. Capilla Candidato al rectorado de la UPV

José Capilla: "Hay que aprovechar las oportunidades de la enseñanza híbrida y crear nuevas ofertas docentes"

«La universidad necesita recuperar el compromiso y la ilusión», asegura Capilla, que reconoce que el contexto es difícil desde la pasada crisis

«Hay que aprovechar las oportunidades de la enseñanza híbrida y crear nuevas ofertas docentes»

«Hay que aprovechar las oportunidades de la enseñanza híbrida y crear nuevas ofertas docentes»

Candidato al rectorado de la UPV. Levante-EMV finaliza el ciclo de entrevistas a los candidatos con José Esteban Capilla (València, 1961). El catedrático de Física Aplicada y hasta ahora vicerrector de Investigación, Innovación y Transferencia

defiende que su equipo presenta una campaña innovadora y «nunca vista antes».

¿Qué le ha motivado a presentarse como candidato?

Llevo toda una vida dedicada a la UPV. He sido profesor de grado, de máster, de doctorado; he desarrollado una actividad bastante intensa en investigación, innovación, transferencia; y muchos años en la gestión. Tengo conocimiento de sus problemas y retos, y el potencial, y sé que ha pasado una etapa difícil (pandemia, crisis, problemas con la legislación externa e interna...). Me toca y tengo un buen proyecto y equipo para relanzar la UPV, que necesita que recuperemos el compromiso y la ilusión.

¿Cómo definiría a las personas que le acompañan?

Tengo un equipo joven, dinámico, diverso, muy comprometido y muy unido... con paridad entre hombres y mujeres, fundamental.

¿Qué puntos esenciales destacaría de su programa?

Tenemos un reto enorme y vital en la simplificación de los requisitos burocráticos, lo que tiene que acompañar a la transformación digital. También apostamos por la sostenibilidad: medioambiental (que la universidad llegue en unos años a emisiones cero); sostenibilidad social (valores como la igualdad, la equidad, la solidaridad... dentro de los ODS); y la sostenibilidad económica, con un plan plurianual de financiación que reconozca el papel excepcional que la UPV desempeña en la sociedad, no solo como formadora de titulados, sino como generadora de innovación y de transferencia, lo que genera riqueza y tejido económico. También destacaría que cambiará la manera de formar: grandes corporaciones internacionales podrían ofertar títulos y reemplazar a las universidades públicas si no nos transformamos. Hay que aprovechar las oportunidades de la enseñanza híbrida y generar nuevas ofertas docentes.

¿La sociedad devuelve a la universidad lo que esta aporta?

Es la universidad la que tiene que devolver lo que la sociedad invierte (a través de impuestos). Pero queremos dar más y que los ciudadanos entiendan nuestro papel, por lo que hay que mejorar la comunicación. Si se supiera lo que aporta la universidad, los gobernantes invertirían más. Espero que en postpandemia no se vuelva a cometer el tremendo error de la crisis en la que se recortó en educación e investigación. Más torpe no se puede ser, francamente. Me opondría fuertemente.

Ya lo dijo cuando oficializó su candidatura y antes lo ha repetido: «Recuperar el compromiso y la ilusión». ¿Cuándo se perdió?

No es en un día, una semana o un año. Venimos de una etapa difícil desde la crisis y con un reflejo en leyes externas que dificultan la actividad. La guinda ha sido la pandemia, que obliga a un esfuerzo tremendo y conlleva un desgaste.

¿Cómo evalúa su trabajo al frente del vicerrectorado?

Desde el puesto que el profesor Mora me encomendó —que ha sido un honor—, la universidad ha alcanzado récord histórico en cuanto a financiación de la investigación —recursos captados—, recuperando el bache de la crisis y superando el pico de 2009-10; y en el programa europeo Horizonte 2020, somos la principal entidad valenciana en proyectos y la sexta estatal. Son datos objetivos.

¿Le beneficia o le perjudica haber sido vicerrector?

Debería beneficiarme conocer la universidad, sus problemas y cómo se gestiona, porque es compleja. La experiencia debería ser necesaria para acceder al puesto. De hecho, desde los 80 nunca ha llegado nadie que no haya pasado por un vicerrectorado; es por algo. Los experimentos, con gaseosa, así de claro.

Llama la atención que haya dos candidatos del actual equipo...

Todos están en su derecho de pensar que son el mejor candidato posible. Esto ocurre en otras universidades y la comunidad universitaria decidirá.

Sobre experiencia, usted también pasó por la gestión política: fue director general de Universidades (2004-2007). ¿Qué le aportó?

Tuve el privilegio, de la mano de un rector y amigo [Justo Nieto]. Conozco las universidades desde fuera, formé parte de la comisión nacional de financiación universitaria; elaboré la ley de universidades valenciana vigente, igual que la Agencia Valenciana de Evaluación (Avap), o el proceso de los másteres de Bolonia... con resultados muy positivos.

Hace 12 años que no había varios candidatos. ¿Cómo percibe el ambiente?

Es una campaña completamente distinta a la de hace 12 años, con una universidad más madura y otras formas de comunicar, como las redes sociales, con una enorme actividad previa; es bueno que estén y eso enriquece y da transparencia. El escenario también es otro, además de la pandemia. Nosotros hemos planteado una campaña que no ha habido antes: distinta, innovadora y con medios audiovisuales.

¿Qué ocurriría si esto no sale bien?

Lo veo muy difícil que eso ocurra, pero habremos generado debate y estoy seguro que habrá enriquecido. Hemos formado un gran equipo, con unos lazos y un compromiso. El lado humano también importa.

Compartir el artículo

stats