30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Barceló plantea despedir a casi la mitad de los sanitarios contratados para luchar contra el covid

La reducción en Atención Primaria representa prescindir del 50% de los médicos y enfermeros

Personal de UCI en plena pandemiaq

Personal de UCI en plena pandemiaq

asi 14 meses después de que estallara la pandemia de coronavirus, la Conselleria de Sanidad quiere prescindir del 43% de los contratos de refuerzo que ha ido sacando a lo largo de este año para dar apoyo a hospitales y centros de salud con motivo de la pandemia de coronavirus. Estos contratos vencen el próximo 31 de mayo y el departamento de Ana Barceló ha hecho llegar a los sindicatos su propuesta de cara a una mesa técnica de negociación que se celebra el próximo lunes. En total, durante estos meses de pandemia se han hecho 9.309 contratos en toda la Comunidad Valenciana y Sanidad quiere que a partir del 1 de junio y hasta el 31 de diciembre queden 5.337.

Categorías

De estos 9.309 contratos covid, 3.253 se han firmado en hospitales y centros de salud de la provincia de Alicante, por lo que si la reducción a finales de mayo se aplica de una manera proporcional, supondría que Alicante se quedaría finalmente con 1.841 trabajadores sanitarios de refuerzo.

La reducción de personal se produce en todas las categorías y es especialmente significativa en algunas áreas, como la Atención Primaria. De 974 contratos que se han hecho a enfermeros, Sanidad propone prescindir de 474, lo que supondrá un importante impacto sobre la campaña de vacunación, ya que es el personal de enfermería el que se encarga de la inmunización. En el caso de los médicos de familia, de 288 contratados durante la pandemia, Sanidad planeta quedarse hasta diciembre con 150.

En cuanto a los enfermeros de los hospitales la reducción también es significativa, al pasar de 1.745 contratos a 1.100. Los contratos a técnicos en cuidados de enfermería de los hospitales también se quedan a la mitad, al pasar de 1.425 a 700. Por contra, Sanidad opta por mantener casi intacta la plantilla de refuerzo en Salud Pública, un área esencial para el rastreo de los contactos de los enfermos de coronavirus, con 48 enfermeros, 14 auxiliares, 10 médicos y un farmacéutico.

Aunque en estos momentos el número de pacientes con coronavirus ingresados en los hospitales de la provincia se encuentra a niveles mínimos, comparables con los de agosto del año pasado, el año de pandemia ha obligado a suspender operaciones, pruebas y consultas que ahora es necesario recuperar. Además, parece que por fin la Comunidad Valenciana puede iniciar la ansiada vacunación masiva, para lo que van a ser necesarios cientos de enfermeros para trabajar en los «vacunódromos» y en el resto de puntos de vacunación que Sanidad ha distribuido por toda la provincia. Una tercera variable que puede hacer muy complicado el funcionamiento de hospitales y centros de salud con esta reducción de personal que plantea Sanidad es la cercanía de las vacaciones de verano y la necesidad de sustituir al personal que se descansa esos meses.

A falta de conocer los argumentos que el lunes dé la Conselleria de Sanidad, los sindicatos ya han comenzado a reaccionar a esta propuesta de reducción de personal. Tanto el CSIF como CC OO se oponen frontalmente a la misma. El CSIF cree que es una temeridad prescindir de estos profesionales «justo en plena campaña de vacunación, con el inicio de la recuperación de la atención presencial, la demora asistencial y ante los turnos de vacaciones de verano». Desde CC OO reiteran la necesidad de que buena parte de estos contratos se conviertan en estructurales para resolver el déficit de plazas que desde hace muchos años sufre la Sanidad en la Comunidad Valenciana.

Atención Primaria

Por último, el Sindicato Médico reclama a Sanidad que aclare cómo van a funcionar los centros de salud a partir de este mes de mayo, tras anunciar la conselleria su intención de recuperar al 80% las consultas presenciales. Sanidad quiere alternar las consultas presenciales y las telefónicas, por lo que el Sindicato Médico se pregunta cómo se van a diseñar las agendas para evitar las aglomeraciones en los centros de salud y cuántos huecos se van a habilitar para cada una de estas dos modalidades. «Teniendo en cuenta que la jornada es de 7 horas y se debe reservar tiempo para descanso, apertura y cierre programa, sesiones clínicas, docencia y atención domiciliaria, el máximo de tiempo en consulta no puede exceder de 5 horas, es decir, 300 minutos, por lo que las consultas no deberán sobrepasar en ningún caso de 25 pacientes totales».

Un déficit histórico de 6.000 trabajadores

La provincia tiene una menor ratio de profesionales sanitarios que la media nacional

 Este año de pandemia ha dejado temblando a hospitales y centros de salud, que en la provincia de Alicante parten de un importante déficit en cuanto a camas de hospital y profesionales sanitarios. Nos faltan 517 camas en los hospitales para llegar a la ratio nacional de 2,4 por 1.000 habitantes, según las cifras del Ministerio de Sanidad. 

También 6.000 trabajadores sanitarios para igualarnos con los 14,18 profesionales por 1.000 habitantes que hay en el conjunto de España. La provincia acumula además un sinfín de proyectos pendientes de ejecutar desde hace años, como es el caso de la reforma de Urgencias del Hospital de Sant Joan y del Hospital Marina Baixa o la construcción de al menos tres centros de salud en la ciudad de Alicante para atender a los pacientes de las zonas en expansión.

Desde el inicio de la pandemia, los sindicatos han exigido a la Conselleria de Sanidad que los contratos que se han hecho a lo largo de este año de pandemia se transformen en puestos estructurales para ser ocupados siguiendo el procedimiento habitual. De esta forma se subsanaría parte de este déficit que sufre la provincia y que se vio agravado en los años más duros de la pasada crisis económica.

Compartir el artículo

stats