Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El fin de las restricciones eleva la alerta y el riesgo de incendios

La Generalitat contará con 432 profesionales para luchar contra el fuego y 740 para prevención

Labores de extinción de un incendio forestal el pasado mes de agosto en l’Enova. | PERALES IBORRA

Labores de extinción de un incendio forestal el pasado mes de agosto en l’Enova. | PERALES IBORRA

Es difícil afrontar 2021 con una expectativa positiva en la lucha contra los incendios. Sobre todo después de cerrar 2020 con el menor número de hectáreas quemadas desde 1986, evidentemente como consecuencia de las restricciones de la pandemia.

Por ello, este verano se espera una avalancha de visitantes a los espacio naturales. Esa es la principal preocupación de la Generalitat Valenciana, cuyos responsables apelan a la responsabilidad personal para evitar el mayor número de fuegos por imprudencias. Unos 432 efectivos lucharán contra el fuego, mientras que otros 740 trabajarán sobre el terreno para evitarlos. Son las dos principales cifras que ofreció el Consell, en la presentación de la campaña «#StopAlFoc» 2021.

El verano se prevé «especialmente complicado» en materia de incendios, advirtió ayer la consellera de Interior, Gabriela Bravo. El aumento de la movilidad de las personas tras el fin de las restricciones y una primavera con un 30 % más de lluvias, que ha dejado un terreno con vegetación más fina, seca e inflamable, son una combinación preocupante. La previsión es que los próximos meses haya mayor afluencia en zonas de interior por los cambios de comportamiento que ha traído el virus, sin olvidar que la Comunitat es la autonomía con más incendios por causas naturales como rayos (23 %) mientras el 37 % se deben a la acción humana.

Se refuerza la atención del 112

La Agencia de Seguridad y Respuesta a las Emergencias dispone de 89 millones de presupuesto para la campaña y el 112 se reforzará con un 17 % más de personal desde el 1 de julio. El dispositivo se compone de 432 efectivos preparados para actuar «de manera inmediata».

Cuentan con 56 unidades de bomberos, 45 autobombas, nueve helicópteros, siete aviones de carga en tierra y dos anfibios, junto a la coordinación con otros cuerpos como los consorcios provinciales, los bomberos forestales de Divalterra, la Unidad Militar de Emergencias (UME) Guardia Civil, policías locales o la unidad autonómica de Policía.

Durante la presentación, la consellera de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica, Mireia Mollà, instó a salir «al aire libre con prudencia y con sentido común»: «Si bien no hay mascarillas, hay prudencia; si no hay distancia social, sí hay sentido común».

Mollà destacó la labor del servicio de Prevención de Incendios y aplaudió el trabajo de los 740 efectivos que lo componen, así como el de los operarios de extinción.

También remarcó el «esfuerzo titánico» del servicio, para aprobar los planes antiincendios locales. Así, ha indicado que ya hay 213 aprobados y otros 205 en tramitación. «Acabaremos la legislatura con el 89 % de los planes locales aprobados», dijo. El servicio de prevención de incendios contará con un presupuesto de 15 millones de euros, una dotación que crece en un 77 % con respecto al año 2015.

El president de la Generalitat, Ximo Puig, pidió a la ciudadanía trellat e hizo un llamamiento para que las próximas generaciones «puedan disfrutar al menos de los bosques con los que ahora tenemos la suerte de contar». Por ello, pidió un verano «de renacimiento y reencuentro en los bosques, pero con sentido común».

Prudencia

«Estamos en condiciones de tener un verano diferente al año pasado, pero hay que ser más prudentes que nunca; es la única receta. Este enemigo lo podemos superar pero solo a través de la actitud y el compromiso personal», rogó a los valencianos.

Ante los meses que vienen, Bravo pidió concienciación, responsabilidad y «mucha pedagogía» contra el fuego y extremar las precauciones especialmente en los parajes naturales donde «no hay remedio» si se produce un incendio. También garantizó que los protocolos de seguridad contra la Covid van «afinándose» para que los efectivos no asuman ningún riesgo.

Compartir el artículo

stats