Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El voto morado que salvó el decreto

La diputada valenciana de Unidas Podemos, Rosa Medel, votó primero en contra y luego no participó en la segunda lo que permitió el ajustado resultado a favor de un texto que mejora las opciones de futuro para el personal temporal

La ministra de Hacienda, Maria Jesús Montero, el miércoles en el Congreso de los Diputados. | E.P.

El Congreso de los Diputados vivió el pasado miércoles un pleno de infarto ya que el Gobierno de España tuvo auténticas dificultades para sacar adelante el conocido como decreto Iceta, la norma sobre el personal interino que el anterior ministro de Función Pública dejó en la bandeja de salida y que ahora ha heredado la titular de Hacienda, María Jesús Montero. Las crónicas parlamentarias de la capital hablan de los juegos malabares que se vivieron en esta jornada, así como del papel de ERC cuyo apoyo final fue determinante. Sin embargo, hubo una actuación silente, concretamente la de la diputada valenciana de Unides Podem, Rosa Medel, clave para que esta norma tan importante para el futuro de miles de empleados y empleadas temporales saliera adelante, aunque con cambios de calado respecto al texto acordado con los tres sindicatos mayoritarios y que cerraba la puerta a que el personal interino pudiera convertirse en fijo sin aprobar una oposición.

Como es sabido, la primera votación para convalidar el decreto se resolvió en un empate técnico entre el bloque del sí y del no. En esa primera votación, Medel votó que no, un rechazo que obligó al Gobierno a negociar in extremis cambios en el decreto. De hecho, el texto que aún deberá tramitarse como proyecto de ley y por lo tanto está sujeto a cambios, ahora sí abre la puerta a que interinos de larga duración (diez años) puedan convertirse en fijos sin aprobar una oposición.

Los cambios atrajeron a ERC al sí y la segunda votación fue suficiente para validar el decreto, pero por un sólo voto de margen: 170 síes. En esta ocasión, entre los noes no estaba el de Medel, quien no participó en esa votación por decisión propia. «No votó ni por error ni por rebeldía», apuntaron ayer fuentes de Unides Podem. Lo hizo, explicaron, por lealtad al Gobierno y para evitar que el decreto fuera tumbado, pero también para mostrar su disconformidad con el texto que creen es insuficiente. Medel es médica y tiene un fuerte compromiso con el personal sanitario temporal.

Unides Podem apuntó que, además de las mejoras conseguidas para el personal, van a seguir peleando por facilitar la fijeza de este personal, que creen, es víctima del abuso de la temporalidad en la que han recaído las administraciones públicas.

Compartir el artículo

stats