Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La irrupción de la tasa turística encona el debate del presupuesto

Puig ve necesario el consenso mientras la patronal lo rechaza

Los dos vicepresidentes de la Generalitat, Mónica Oltra, y Héctor Illueca, reunidos ayer. | LEVANTE-EMV

Los dos vicepresidentes de la Generalitat, Mónica Oltra, y Héctor Illueca, reunidos ayer. | LEVANTE-EMV

Vuelve la tasa turística. El debate nunca se ha ido del todo, pero su implantación la abanderan ahora los dos vicepresidentes de la Generalitat, Mónica Oltra y Héctor Illueca, en plena negociación de los presupuestos. Compromís y Unides Podem hacen piña en una vieja reivindicación morada de la primera legislatura del Botànic que encalló por falta de apoyos. Se sumó después Compromís, pero la eclosión de la pandemia la devolvió al cajón.

Oltra e Illueca la rescataron ayer, justo el día en que Puig buscaba en Sevilla alianzas para la reforma del modelo financiación. La tasa turística renace como nuevo factor de discordia en el Botànic en un momento en que la relación entre los socios no es plácida.

La tasa turística es, además, el primer encargo que recibe la comisión política constituida el lunes. Un tributo que el PSPV ve con recelo y que también tiene en contra al empresariado y a la oposición de derechas en bloque.

Con la tasa turística, Compromís y Unides Podem rescatan una de sus grandes reclamaciones con la que esperan recaudar hasta 50 millones que se destinarían a políticas de vivienda para jóvenes, bien a través de promociones o ayudas al alquiler. Con el anuncio, Oltra e Illueca dan por superada la pandemia porque la idea es que la tasa entre en vigor cuando se reactive el sector y la intención es que figure ya en los presupuestos del Consell para 2022. Oltra asegura que se negociará sin imposiciones e Illueca que será flexible.

Una tasa a la «valenciana»

Los dos vicepresidentes apuntan que la tasa no la paga el sector sino los visitantes y que territorios que la tienen implantada, como Baleares, no han perdido turistas. Ni Oltra ni Illueca, que se reunieron ayer, concretaron detalles, pero sí apuntaron que la tributación será distinta dependiendo del tipo de establecimiento. Será una tasa «a la valenciana», es decir sin que se traslade a la Comunitat Valenciana ningún modelo ya existente y no pagará lo mismo un hotel de cinco estrellas que una casa rural en Castelló, esbozaron.

Puig, ayer en Sevilla, acogió el anuncio con cierta distancia. «Es un debate que existe por parte de algunos partidos, pero lo que necesitamos ahora es la reactivación del sector turístico», respondió. «Siempre hemos dicho que es una cuestión que se ha de hablar y negociar con el sector y ahora lo que planteamos es la recuperación del empleo», añadió.

El rechazo de la Confederación Empresarial de la Comunitat Valenciana (CEV) no se hizo esperar. Su presidente, Salvador Navarro, asegura que toda subida de impuestos tiene que venir reflejada por una necesidad y que los impuestos tienen que ser justos. «Me gustaría que la Comunitat Valenciana fuera líder por ejemplo en bajar impuestos», dijo Navarro.

Compartir el artículo

stats