Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Unides Podem insiste en la tasa turística con un proposición no de ley en las Corts

Los morados piden ahora que la recaudación se destine al turismo aunque Illueca la quería para vivienda

La portavoz de Unides Podem en las Corts, Pilar Lima

Unides Podem ha registrado en las Corts un proposición no de ley en la que pide al Consell que apruebe un impuesto sobre pernoctación en los establecimientos turísticos de la Comunitat Valenciana, es decir, la conocida como tasa turística. La iniciativa que obligará a pronunciarse al resto de socios se produce en un momento de tensión dentro del Botànic por la aprobación de los presupuestos de la Generalitat de 2022, un documento sobre el que todavía no hay acuerdo ya que se está a la espera de un reajuste. El impuesto sobre pernoctación es otro elemento de discordia entre los socios de izquierda ya que, si bien Compromís lo apoya; el PSPV y la Conselleria de Hacienda ha dejado claro que no es el momento. En todo caso, la comisión política que negocia las cuentas y en la que está representada Unides Podem decidió aparcar esta controversia y aprobar la ley de acompañamiento de los presupuestos ( la norma donde se introducen los impuestos) sin la mencionada tasa. La puerta se dejó abierta a un acuerdo vía enmiendas durante la tramitación en las Corts.

Sin embargo, los podemistas no han querido esperar a ese momento (la ley de acompañamiento se aprueba mañana en el pleno del Consell) y han registrado una iniciativa en la que piden la aprobación el impuesto y que este tributo "sea progresivo en función de los precios del establecimiento". Su propuesta es que exista un tramo autonómico y uno municipal al 50% y que sea de aplicación en aquellos municipios con una elevada presión turística y durante los meses de temporada alta. No sería aplicable a los menores de 16 años y con la posibilidad de incentivar las estancias de larga duración.

Los morados piden en las Corts que la recaudación de la parte autonómica del tributo constituya un fondo de sostenibilidad turística "destinado a financiar actuaciones que contribuyan a mejorar la calidad de vida de la oferta turística y a menguar "las externalidades negativas del sector en términos sociales y ambientales".

El destino que pretenden dar a la recaudación contrasta con la intención del vicepresidente segundo y conseller de Vivienda, Héctor Illueca, que cuando compareció con Mónica Oltra, vicepresidenta del Consell, para empujar la tasa turística, pidió que el dinero se destinara para políticas de vivienda.

Compartir el artículo

stats