La implantación del pasaporte covid en la Comunitat Valenciana este fin de semana tenía su prueba de fuego en los locales de ocio nocturno. La Policía Nacional se desplegó anoche en la ciudad con un dispositivo policial amplio con el que buscaba controlar el cumplimiento de las medidas y restricciones por coronavirus. Decenas de agentes antidisturbios recorrieron distintos locales de ocio nocturno e irrumpieron en las principales discotecas de la ciudad -cuyo aforo es más amplio que el de otros locales como pubs- para controlar que tanto la clientela como los locales cumplían con la actual normativa anticovid valenciana.

Cinco actas por tenencia de armas y medio centenar por no tener certificado covid

Agentes del Cuerpo Nacional de Policía, con la colaboración de la policía autonómica y local, inspeccionaron un total de 18 locales de ocio nocturno en los que se identificó a 1.784 personas. En el operativo se levantaron cinco actas por tenencia de armas y 68 por drogas. En lo que respecta al incumplimiento de la normativa covid, 49 personas fueron sancionadas por no tener el pasaporte covid cuyo uso es ya obligado en la Comunitat Valenciana para acceder al interior de este tipo de establecimientos donde, según los datos facilitados desde la Delegación del Gobierno en la Comunitat Valenciana, el uso de la mascarilla es lo que más se incumple, ya que se levantaron 264 actas por no llevar mascarilla.

Además, los agentes han propuesto para sanción a 6 locales por incumplir la obligación de controlar el acceso de las personas con certificado covid y DNI, según informa la Policía Nacional.

Las imágenes de los antidisturbios entrando a discotecas de València

Luces encendidas y cortes en la música

Desde la Federación de Ocio, Turismo, Juego, Actividades Recreativas e Industrias Afines de la Comunidad Valenciana (Fotur) consideran que las actuaciones policiales de esta pasada madrugada son "desproporcionadas" y muestran sus "discrepancias" con una actuación que consideran propia de "un estado policial represivo".

El dispositivo policial cortaba la música y encendía las luces para proceder a la inspección de los locales, obligando a interrumpir la actividad. Esta situación "atenta contra el principio de libertad de empresa y las libertades individuales" de la clientela, según valoran desde Fotur. Su portavoz, Víctor Pérez, asegura que "lo normal es pedir la documentación a los responsables de los locales para comprobar que se cumplen las medidas, no entrar y detener toda la actividad de los locales".

Los agentes accedieron a discotecas de la capital del Túria conocidas y concurridas por los jóvenes como Salomé, Indiana, Rumbo o Cream, donde la presencia del dispositivo policial interrumpió una actuación en directo del cantante Dalex por la que, según fuentes consultadas por este diario, el local había pagado varios miles de euros.

Pérez considera que este tipo de actuación es "contraproducente" ya que se puede "causar pánico" entre la clientela al aparecer grupos de antidisturbios irrumpiendo en el local ya que puede parecer, según apunta, que sucede algo en el interior del local y no que es una inspección. "Los locales están siempre abiertos a las Fuerzas de Seguridad del Estado, pero no hace falta parar la música", explica Pérez.

La junta directiva de la federación plantea realizar alguna protesta ante el modo en el que se han realizado las inspecciones, mientras que fuentes cercanas al operativo aseguran que se realizan con "criterios policiales". Desde la Delegación del Gobierno apuntan que no hacen comentarios sobre actuaciones policiales.

Una asociación de empresarios califica como "redada" la actuación policial

La la Coordinadora Empresarial de Ocio y Hostelería de la Comunidad Valenciana (CEOH), otra asociación de empresarios del ocio nocturno, considera que se trató de una actuación "absolutamente inoportuna" que se produce en el primer fin de semana de implantación del certificado covid. En la CEOH consideran que la obligatoriedad de presentar el pasaporte está "provocando dificultades en los locales" porque "la aplicación oficial para leer los certificados apenas ha sido distribuida con 48 horas de antelación".

Desde esta asociación valoran como una "redada" el despliegue policial de esta pasada madrugada en la ciudad cuyo "tono y estilo", valoran, recuerda al de "las brigadas de la policía político social del franquismo". Desde la plataforma empresarial condenan que se les "persiga y señale como culpables" y lamentan no haber contado con el apoyo de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado para "promover entre la ciudadanía la necesaria concienciación sobre el uso del pasaporte".