Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis del Coronavirus

Sanidad ya permite ir acompañado al médico pero todavía no visitar a los hospitalizados

La conselleria flexibiliza las medidas para acceder a los centros sanitarios gracias a la bajada de casos | Los hospitales retoman también la normalidad en los quirófanos

Personas entrando en las Urgencias del Hospital Clínico el pasado mes de enero.

Solo un día después de levantar las restricciones covid que aún pesaban sobre la hostelería, la Conselleria de Sanidad ha iniciado también la "normalización" en ámbitos más sensibles como los hospitales y los centros de salud gracias a la importante caída de casos de la sexta ola. Así, ya se puede ir de nuevo acompañado a cualquier visita médica y se vuelven a retomar las actividades grupales de promoción de la salud (como charlas o aulas de preparación al parto, por ejemplo), así como actividades de voluntariado que durante la sexta ola han estado vetadas a no ser que fueran en formato online.

Así se recoge en las nuevas instrucciones emitidas por la Dirección General de Asistencia Sanitaria el pasado martes, 22 de febrero, que vienen a flexibilizar las medidas que se impusieron en diciembre y que buscaban blindar los ámbitos sanitarios para evitar que estos se convirtieran también en foco de contagio.

Hasta ahora solo podían ir acompañados los ancianos, los niños, embarazadas o personas con discapacidad o una enfermedad invalidante

decoration

Y es que durante lo peor de esta sexta ola (como ya había pasado en las anteriores) a las citas médicas en los centros de salud u hospitales solo se podía ir acompañado hasta ahora "en caso de necesidad" por ser una persona mayor, un menor, una persona con discapacidad, una embarazada o alguien con una enfermedad invalidante que lo necesitara. En el resto de casos, sobre todo en los hospitales, la orden era la de acudir solos a las citas médicas, lo que en no pocas ocasiones ha provocado problemas y disputas en los accesos a los centros sanitarios. Este impedimento se levanta ahora y según reza el documento "se permitirá el acompañamiento en todos los ámbitos asistenciales". También se va a permitir que estén presentes hasta 3 personas al mismo tiempo (hasta el martes eran dos) en los momentos de final de la vida de un hospitalizado.

Las visitas "sociales" siguen vetadas

Sanidad abre así la mano en los hospitales y centros de salud pero sin retirar todas las prohibiciones. Por ejemplo, los pacientes que están hospitalizados pueden tener hasta un máximo de dos acompañantes como cuidadores (además se recomienda que estén vacunados y por supuesto que no tengan síntomas) pero siguen estando prohibidas las visitas "sociales" u "ocasionales" como se les denomina en el texto a los hospitalizados. Es una de las medidas a las que se ha recurrido en toda la pandemia para evitar el tráfico de personas en el interior de los hospitales y, por tanto, que se multiplicaran las ocasiones de contagio por covid.

Vuelve el ritmo normal a los quirófanos

Estas son los principales cambios que van a notar los usuarios de la sanidad pública, pero la mejora de la situación pandémica también trae consigo una vuelta a la normalidad en el día a día de los hospitales, que ya podrán volver a hacer cualquier tipo de operación y de prueba diagnóstica según su capacidad, ya que hasta ahora Sanidad recomendaba ocuparse solo de lo urgente (y de las intervenciones de cáncer) para no ocupar más camas de críticos de las necesarias ante la demanda de recursos por la covid-19.

Esta decisión -que se ha tomado durante todas las olas- ha repercutido directamente en un aumento de las listas de espera. Por ejemplo, justo antes de la pandemia la espera media para entrar a quirófano era de 80 días y se buscaba llegar al objetivo de 70. Sin embargo, tras la primera ola de marzo, la demora media para operarse se disparó hasta los 154 días en junio de 2020. La mejora que se logró ese verano, volvió a perderse con la gran ola de enero de 2021. En estos momentos está en 103 días de espera media.

Según las nuevas órdenes de Sanidad, ya se puede retomar la actividad programada y se deben ir recuperando tanto en UCI como en planta las camas "de más" que se habían ido creando conforme subía la demanda por el aumento de la sexta ola. Varios hospitales de la Comunitat Valenciana han empezado ya a cerrar salas de pacientes covid y a recuperar la normalidad en sus quirófanos y unidades de críticos conforme ha ido cayendo el número de hospitalizados por o con coronavirus.

Rápida bajada de hospitalizados

La rápida caída de ingresados lo ha hecho posible: si el lunes 24 de enero se llegaba al pico de ingresados, con 1.912 personas infectadas en los hospitales, ayer miércoles la cifra había caído a 986 y bajando. Desde mediados de octubre, se han registrado 13.396 ingresos covid aunque, según los expertos hay que distinguir entre los que han tenido que ingresar por complicaciones de la enfermedad y los que entraban al hospital por otras enfermedades y allí se les detectaba la infección por coronavirus.

Con todo, y según han confirmado desde el sindicato Comisiones Obreras, hay hospitales que están al límite pese a la caída de la presión por covid como el Hospital General de Valencia, donde están viviendo situaciones de colapso en Urgencias como las que se sucedían en inviernos prepandemia con pacientes esperando para conseguir una cama en planta durante dos o tres días completos.

Compartir el artículo

stats