Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los decanos de la UV apoyan la mascarilla en clase

El alumnado muestra la postura contraria, aunque no hay problemas de convivencia, y la conselleria no impone una decisión

Estudiantes, esta mañana, en uno de los aularios de Tarongers. M.Á.Montesinos

La mascarilla continua siendo obligatoria en los espacios interiores de la Universitat de València. Tras dos días de clases después de las vacaciones, las instrucciones no se han visto modificadas y pese al levantamiento de la obligatoriedad según la normativa de Sanidad la semana pasada, la protección facial se mantiene en las instalaciones de la UV.

La medida que se adopta para las tres semanas que quedan de curso -las clases acaban oficialmente el día 20 de mayo, luego se iniciarán los exámenes-, se ha visto, además, refrendada por los decanos de las facultades y las escuelas, que han mantenido hoy una reunión sobre esta cuestión y, según ha podido saber este periódico, han apoyado la medida.

Asimismo, la Universitat también ha mantenido un encuentro con los representantes estudiantiles y el delegado de estudiantes que, si bien, en otros momentos mostraron más cautela respecto a levantar restricciones, ayer los sindicatos opinaron unánimemente que la mascarilla no debería ser obligatoria dentro de las aulas ni otros espacios, como las bibliotecas.

No obstante, según confirma la UV a este periódico, a pesar de esta división de opiniones, “no se están produciendo problemas de convivencia” sobre esta medida, sino que los incidentes son contados y el alumnado generalmente sí está llevando el cubrebocas durante las clases, al igual que el profesorado.

La conselleria pide respeto a la norma y a la autonomía universitaria

Por su parte, la Conselleria de Innovación ha tratado hoy esta cuestión en una reunión con los vicerrectores de las universidades valencianas, si bien este tema no era objeto del encuentro.

No obstante, el Consell no ha resuelto dudas en este ámbito, como sí ha hecho con la enseñanza preuniversitaria, nivel en el que aclaró las órdenes. La conselleria ha trasladado la “necesidad de cumplir las indicaciones de Sanidad y el real decreto” -que no obliga a llevar mascarilla en los ámbitos educativos-, al mismo tiempo que también aboga por el “respeto a la autonomía universitaria a lo que los servicios de prevención de riesgos laborales de cada universidad determinen”.

Y es que, es en ese punto en el que está el quid de una cuestión algo difusa. Si bien el Real Decreto del Gobierno en vigor desde hace una semana levanta la obligatoriedad de la mascarilla en los espacios interiores (por primera vez desde la desescalada de 2020), en los entornos laborales deja la última decisión a los responsables de Riesgos Laborales, que también tienen las universidades, y no hace ninguna mención a estos centros, que se acogen a la norma general.

Como ha ocurrido en numerosas empresas y también en la UV, los servicios de Riesgos Laborales siguen obligando a llevar mascarilla al considerar, por ejemplo, que no se cumple la distancia necesaria para evitar contagios, uno de los argumentos que da también la Universitat. Entre otras cosas, cabe recordar que la ley orgánica que regula las cuestiones de esta materia es de un rango superior al nuevo Real Decreto.

Así, la Universitat de València fundamenta y blinda la decisión que han tomado sus servicios de Riesgos laborales a que es “muy poco probable que en todos los espacios de la UV se pueda mantener la distancia interpersonal recomendada”. Además, añaden que “el tiempo de exposición a lo largo de la jornada, con seguridad, es muy superior a 15 minutos”, teniendo en cuenta la duración de las clases.

Con esto, en el escrito firmado por el Vicerrectorado de Vida Saludable -por el cual se implanta esta instrucción- concluyen que la “relajación de medidas (…) pondría en riesgo a toda la comunidad universitaria y, especialmente, a aquellas más vulnerables”, teniendo en cuenta, además, que la edad media de la plantilla de la UV supera los 50 años.

Profsor y alumnado durante una clase en la UV. M.Á.Montesinos

¿Debe aplicarse al alumnado?

Así, los servicios de Riesgos Laborales ven adecuado el uso obligatorio de la mascarilla en los interiores de las facultades. Pero, ¿por qué esta medida se aplica a toda la comunidad universitaria y no solo a profesores y el resto del personal (tanto interno como externo), dejándola en una recomendación para el alumnado?

Fuentes consultadas por este periódico apuntan que la UV lo ha considerado un "caso especial de protección a las personas": si se aplica una protección a una parte de la comunidad porque se considera que hay un riesgo, la medida se extiende a todos, por el bien común.

Una manera de "favorecer la protección adecuado y homogénea del estudiantado y del personal de la UV", como también resume la resolución del viernes.

Asimismo, la Universitat en el escrito se muestra partidaria de "no pautar excepcionalidades" solo a las personas consideradas vulnerables (por ejemplo, embarazadas o personas inmunodeprimidas) porque algunas de estas situaciones o dolencias "quedan en el más estricto ámbito privado".

Con todo esto -y la controversia generada, al ser la UV la única universidad valenciana que mantiene esta postura y de las pocas de España-, fuentes de la universidad consideran que el Real Decreto podría haber especificado la aplicación de la norma en entornos educativos, especialmente en el ámbito universitario, donde el alumnado no es ni cliente ni usuario (como pasa en otros ámbitos, sí regulados), y no son empresas pero sí cuentan con personal laboral y expertos en Riesgos Laborales.

"En ausencia de esto, la Universitat ha decidido dar una especial protección a su comunidad", concluyen. Mañana habrá una nueva reunión sobre esta cuestión, en este caso con el Comité de Seguridad y Salud, que pueda apoyar o desmarcarse de la decisión.

Compartir el artículo

stats