Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Puig planea una oficina en Madrid para visibilizar la C. Valenciana

Reivindica un modelo político alternativo al de Ayuso en el día grande del mes en la capital

Puig, en el centro, durante un encuentro con periodistas ayer en Madrid. | J. FAURÓ

La relación bipolar entre la Comunitat Valenciana y Madrid supone que, a pesar de los mensajes por la descentralización, hay que estar en Madrid. Aún. «Hay que estar más de lo que sería necesario en un país normal», resume un alto cargo del Ejecutivo. El hecho es que la Generalitat ha reforzado su presencia con los actos que organiza durante este mes de la C. Valenciana en la capital, que ayer tuvieron su día grande con dos debates y un encuentro con valencianos en Madrid.

El jefe del Consell, Ximo Puig, presidió la jornada. Pero más allá de estos actos, su objetivo es que la presencia institucional de la C. Valenciana en la gran capital tenga estabilidad. En este sentido, el Ejecutivo medita la puesta en marcha de un centro de la Comunitat Valenciana en Madrid. El planteamiento está pensado fundamentalmente con un fin empresarial, para favorecer la presencia del tejido productivo valenciano en el centro. La otra pata sería cultural. No obstante, el proyecto está por concretar.

La Fundación Conexus focaliza ahora la presencia estable en Madrid. Se trata de una organización privada que reúne a diversas empresas valencianas. La Generalitat tiene desde 2017 un convenio con esta institución por el que esta ocupa y gestiona parte de las oficinas que, desde los tiempos de Eduardo Zaplana como president, la Administración autonómica tiene en la capital. El Gobierno valenciano pretendería ir ahora un paso más allá en su estrategia en Madrid con una presencia estable y pública (Conexus es una fundación privada presidida actualmente por Manuel Broseta).

No obstante, la Generalitat evita hablar de ‘delegación’, como las que el Govern catalán creó en diversas ciudades, entre ellas Madrid, a modo de miniembajadas.

El Gobierno de Puig ha puesto cada vez más énfasis en la visibilización de la C. Valenciana. Los actos en Madrid estas semanas y la idea de establecer una oficina estable concuerdan con ello. Se trata de «levantar la mano» por la España periférica en el centro del Estado. Este podría ser el resumen de los últimos actos en la capital.

La reivindicación no es solo de la parte del territorio español que menos se ve, sino que tiene también un componente político en una autonomía con un perfil ideológico muy marcado debido a la figura de su presidenta, Isabel Díaz Ayuso. Se trata así de levantar la mano en el núcleo de políticas neoliberales por la vigencia de otro modelo, que es el que quiere reivindicar el Ejecutivo valenciano de izquierdas. En la visión de Puig, expresada ayer en Madrid, sería un ejemplo de justicia social y crecimiento sostenible, un sistema que busca conjugar desarrollo económico y protección pública del Estado del bienestar.

Puig estuvo acompañado ayer por la ministra Diana Morant en los actos celebrados en la Fundación Giner de los Ríos. El jefe del Consell conversó con un grupo de periodistas valencianos en la capital: Marisol Hernández (El Periódico de España), Javier Ruiz (Ser y RTVE), José Luis Pérez (Cope), Inés Ballester (Telemadrid), Maria Forner (À Punt). Y Puig tituló la charla así: «La C. Valenciana, lo más parecido a España». Por la falta de coincidencias y el orden y ausencia de ruido. En el encuentro y en el territorio valenciano.

Compartir el artículo

stats