Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Monkeypox

Sanidad pone 76 vacunas de la viruela del mono a la espera de recibir más dosis

La conselleria prioriza a los contactos de los infectados mientras dure la escasez de viales

Un sanitario prepara una dosis de Imvanex, la vacuna contra la "monkeypox". C. PETIT TESSON

Desde que el 2 de junio se confirmó el primer caso en Alicante, los contagiados por la viruela del mono ya se cuentan por centenares en la Comunitat Valenciana (316 según el último cuenteo) y por decenas de millares en toda Europa.

Lo inusual de la infección (una enfermedad zoonótica que había generado brotes esporádicos sobre todo en África pero nunca un problema de calado en el hemisferio norte) hacía difícil prever el alcance del problema. Ahora, convertida en una emergencia de salud pública de importancia internacional (ESPII) por la Organización Mundial de la Salud (OMS), se vuelve a confiar en las vacunas y en el aislamiento y control de los contactos estrechos de los infectados para intentar detener su expansión.

La teoría está, y los departamentos de Salud Pública tienen claro los pasos a dar, pero la escasez de vacunas contra la viruela (enfermedad erradicada en los años 80) y que tiene eficacia contra este tipo de infección, está retrasando el control total del brote. Así lo reconoce el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES) del Ministerio de Sanidad: la evolución del brote en España es "incierta" y depende directamente de que las recomendaciones se sigan, sobre todo, entre la población de riesgo y de "la disponibilidad de la vacuna que, en estos momentos, tanto en España como a nivel mundial es escasa", apuntan.

Priorizando a los contactos

En la Comunitat Valenciana, de hecho, solo se han inoculado desde ese 2 de junio un total de 76 dosis de la vacuna de viruela del mono, ni siquiera "media persona" por cada caso confirmado. La Conselleria de Sanidad está priorizando, como se ha pedido desde el Ministerio de Sanidad, a los contactos estrechos de infectados, sobre todo aquellos inmunodeprimidos o mujeres embarazadas y niños y pueden llegar a desarrollar una forma grave de la enfermedad.

El que se complique la viruela del mono es raro (en toda Europa solo han necesitado hospitalización un 5,8 % de los más de 17.800 infectados) pero ha sucedido y, de hecho, ya se han registrado dos muertes en España una de ellas en la C. Valenciana.

Desde el Ministerio de Sanidad han establecido que también se proteja de forma preventiva a las personas que están dentro de la población de riesgo (menores de 45 años que tienen prácticas sexuales de riesgo, sobre todo hombres que tienen sexo con hombres que es donde fundamentalmente se están detectando los casos) pero la escasez de vacunas está frenando que se llegue también a este colectivo.

Sin embargo, los expertos apuntan a que esta sería la estrategia "más eficaz" de usar las vacunas para controlar el brote. De hecho, en estos momentos el riesgo real de contagiarse está en "fiestas, encuentros privados o eventos organizados en los que las relaciones sexuales son frecuentes y de alto riesgo" y, además, con muchas personas jóvenes sobre todo de este grupo de población que en su día no recibieron la vacuna de la viruela.

"Se está priorizando la profilaxis postexposición", explicaban ayer fuentes de la conselleria, una realidad que está sucediendo en todas la regiones a la espera de la llegada de más vacunas para llegar también a la protección preexposición.

Llegan otras 7.000 vacunas

A principios de julio, España recibió un primer envío de 5.300 dosis de la vacuna que se han venido repartiendo "a demanda" entre las comunidades, según población y personas afectadas. No fue hasta el miércoles cuando el Ministerio de Sanidad anunció la llegada de otras 7.110 viales dentro de la compra realizada por la Comisión Europea a través de la Autoridad para la Preparación y Respuesta ante Emergencias Sanitarias (Hera, por sus siglas en inglés). En total, Europa se ha hecho con 109.090 dosis de las que a España le han correspondido estas 12.000 pero ya se han pedido más.

SACAR CINCO PINCHAZOS DE CADA VIAL

Hasta que los laboratorios puedan cubrir la importante demanda de vacunas de viruela del mono que se ha generado en todo el mundo, desde Estados Unidos están aplicando ya una estrategia que España quiere reproducir: dar dosis más pequeñas de la vacuna y maximizar así cada uno de los viales. Los expertos explican que es una táctica de multiplicar el producto existente que ya se ha utilizado en otras ocasiones en contextos como el de la lucha de la fiebre amarilla.


Consiste en sacar de cada vial cinco dosis y no solo una pero cambiando la forma de administración: de la inyección subcutánea a la intradérmica, entre las capas de la piel, donde la absorción es la más lenta y las cantidades administradas son menores. La protección que se generaría contra la infección sería, también, menor, pero lo suficiente para que aunque se desarrolle la infección ésta sea más leve y con casos menos contagiosos a su vez.



Por ahora, Estados Unidos ya ha quintuplicado su capacidad de vacunación al cambiar esta forma de administración después de que lo autorizara su agencia reguladora, la FDA. Aquí, y según se conoció el miércoles por la tarde, la Agencia Española del Medicamento (Aemps) ha elevado una petición para que la EMA (la Agencia Europea del Medicamento por sus siglas en inglés) evalúe "lo antes posible" si se puede hacer lo mismo y aumentar así de forma rápida la capacidad de vacunación contra el brote.

Compartir el artículo

stats