Alejandro Soler: "Estoy trabajando para que el PSPV tenga en el futuro un proyecto que sea mayoritario"

Muchas miradas apuntan ya hacia Alejandro Soler como el posible relevo de Ximo Puig al frente del PSPV. El ilicitano alega que es precipitado hablar de candidaturas, pero se deja querer, dejando entrever hacia adónde pueden ir las cosas, y alerta de que el futuro del partido está en manos de Alicante. De momento, prefiere no hablar de alianzas concretas. 

Alejandro Soler.

Alejandro Soler. / Rafa Arjones.

María Pomares

Una vez que Pedro Sánchez ha formado Gobierno, ¿cuál va a ser el papel que va a tener Alejandro Soler en esta legislatura?

Soy diputado por Alicante, encabecé la candidatura, y mi papel en este nuevo grupo es que la voz de Alicante sea determinante en la actividad ordinaria del Congreso.

¿Se ve en el Gobierno, ya sea en el segundo escalón o en algún otro ente estatal?

Siempre estamos dentro del partido a disposición de cualquier responsabilidad que el Gobierno se plantee otorgarnos, pero, en principio, no me planteo más que seguir trabajando como diputado, que me parece una labor suficientemente relevante.

¿Y cuál va a ser su papel en el PSPV en esta nueva etapa?

Mi objetivo, y en lo que estoy trabajando, es para que el partido tenga en el futuro un proyecto que sea mayoritario, y un proyecto que sea verdaderamente relevante dentro de la Comunitat Valenciana respecto a España, en el que la Comunitat Valenciana tenga mucho más peso en el conjunto del país y en el que la provincia de Alicante sea absolutamente determinante. Por tanto, mi objetivo es que la provincia de Alicante sea determinante en el futuro del partido.

¿Será el próximo secretario general del PSPV?

El próximo secretario general será quien quieran los militantes. Yo siempre estoy a disposición de la organización, pero, por encima de mi papel concreto desde el punto de vista personal, está conseguir que este partido tenga un proyecto que, si es posible, sea consensuado por la mayoría, un proyecto que represente a los territorios y a las personas, y un proyecto fuerte para conformar una alternativa frente al actual Gobierno del PP.

Entiendo que, por tanto, sí estaría dispuesto a optar a la secretaría general del PSPV...

Es precipitado establecer ahora candidaturas, porque no se ha abierto un proceso congresual, y hay distintas personas que tienen sobrada capacidad para serlo. A lo largo de este camino, y, cuando se abra el proceso congresual, determinaremos quiénes son los candidatos o candidatas. Yo, más allá de mi papel personal, sí que voy a tratar de hacer todo lo posible para que Alicante determine ese próximo proceso del partido, y que sea la clave del futuro PSPV.

El número tres del PSOE, Santos Cerdán, estará en la cena de Navidad del PSPV en la provincia de Alicante ¿Eso da carta de naturaleza a su posible candidatura?

Entiendo que no. Es verdad que es el primer acto que se hace fuera de Madrid después de la investidura y del gran acto central de toda España que se celebra este domingo, y para nosotros es un honor, pero igual que viene aquí al día siguiente va a València, y va a ir a muchos lugares. No tiene un significado concreto, al margen de que tengo una relación personal de hace mucho tiempo con el secretario de Organización y eso hace que haya una comunicación constante.

Y, partiendo de que hay varias familias dentro del PSPV, ¿quiénes podrían ser sus compañeros de viaje en ese proyecto si cuaja?

No estoy iniciando ningún camino.

Ya, pero en el proyecto de futuro del PSPV, ¿de la mano de quién irá?

El proyecto del PSPV del futuro, independientemente de quien lo encabece, y hay muchas personas que lo pueden encabezar, puede venir del diálogo de todas las personas, de todos los grupos y de todas las sensibilidades del partido. Hay personas de mucha valía y que han hecho una gran labor en la Comunitat como Ximo Puig, que es un referente sin duda; y está el compañero José Luis Ábalos, que ha sido el secretario de Organización, y que es una referencia; está el secretario general de Valencia, Carlos Fernández Bielsa, que es un gran referente del partido en la provincia de Valencia; están los compañeros de Castellón, con el propio secretario general y otros compañeros como Ernest Blanch... Hay mucha gente, y no hay ningún obstáculo para que todas las personas que estamos podamos hablar y conformar un proyecto de futuro.

La relación con Ximo Puig ha sido tradicionalmente bastante complicada. ¿Cómo se explica la cercanía que exhiben en estos momentos?

Siempre he sentido una cercanía personal con Ximo Puig y he tenido una buena comunicación con él. Otra cosa es que no siempre hemos estado de acuerdo en las decisiones que se han tomado, pero siempre ha primado el respeto, el afecto personal y el diálogo en la relación con el secretario general, y sigue siendo así.

Sin embargo, fue Puig quien trató de enmendarle la plana con las listas del 23J, y Ferraz tuvo que acabar entrando…

Como decía antes, hay respeto, diálogo, afecto, pero no siempre hay acuerdo en determinadas cosas. En este caso no hubo acuerdo, y hablamos claramente de cuál era su opinión y cuál la mía, y, finalmente, quien tenía que resolver resolvió.

Puig finalmente no ha sido ministro. ¿Le ha acabado dando Pedro Sánchez la puntilla?

Entiendo que no. Había una expectativa generada que he leído en los medios y que no tenía por qué ser así. Ximo Puig tiene el cariño y el reconocimiento del pueblo valenciano, que para mí es lo importante, y, si hay algo determinante en el futuro del partido, es que hay que poner en valor la acción del Gobierno de Ximo Puig. Otra cosa es que, en un Consejo de Ministros en el que ni siquiera todas las comunidades tienen cabida, el perfil de Diana Morant, que es una exalcaldesa, joven, ingeniera en Telecomunicaciones, y que ya ha demostrado su valía como ministra, le haya encajado más.

¿Qué papel debe jugar Diana Morant en esta nueva etapa?

Diana, desde el punto de vista de que es una exalcaldesa de un municipio importante como Gandia y es ministra, y no tenemos tantas ministras ni exministros en la Comunidad Valenciana, tiene que jugar un papel referente en el futuro del PSPV, aunque su papel actual esté más en el Gobierno de España.

¿Quién debe ser el candidato a la Generalitat en 2027?

La mejor mujer o el mejor hombre que pueda ganar. Una cuestión es que conformemos el futuro del proyecto del PSPV ahora, basado en el consenso, en la mejor organización, en revitalizar el partido y otra cuestión es que, en el momento en el que sean las elecciones autonómicas, valoremos quién es la persona mejor situada por la proyección, por la imagen, para ser candidato o candidata.

¿Es partidario de que haya una bicefalia, con un secretario general y un candidato o candidata?

Soy partidario de que no nos cerremos a nada, de que en cada momento tomemos la mejor decisión para el partido y para los ciudadanos. Ahora hay que tomar la mejor decisión para el partido, y puede coincidir o no que esa persona sea la mejor para ser candidato o candidata o puede que no.

Por tanto, podría darse el escenario de que usted sea secretario general de los socialistas valencianos y Diana Morant candidata...

O ninguna de las dos cosas: ni ella candidata ni yo secretario general. Es una posibilidad, y existen otras. Está Carlos Fernández Bielsa, está el propio Ximo Puig, y están otros compañeros y compañeras con mucha valía.

¿Tiene Puig posibilidades de presentarse a la reelección?

Sin duda, nada lo impide. Ximo Puig hoy es un activo del partido y tiene todas las posibilidades. Otra cosa es que en su momento, con el paso del tiempo, y de acuerdo con las circunstancias que hayan ocurrido, ya se valorará, pero siempre hay que tenerlo en cuenta para cualquier cuestión.

En la ejecutiva del jueves Puig aseguró que el proceso orgánico «no está en estos momentos en nuestro radar». ¿Cuándo debe ser el congreso del PSPV?

La ejecutiva está al margen del proceso, aunque puede que alguien tenga la expectativa de que, en cada momento, se tome una decisión incardinada al proceso, pero, en principio, a lo largo del próximo año será el congreso del PSPV. ¿En qué momento? Lo veremos, porque la activación de los congresos por parte del PSOE de España es lo que determina cuándo será el del PSPV. Lo importante, de todos modos, es que se haga bien, que el PSPV salga fortalecido y unido, y que Alicante sea importante.

Con tantas familias y en un partido tan acostumbrado a luchas internas. ¿Es posible la unidad?

Es perfectamente posible siempre que haya un respeto a los territorios y a las personas. Si no se hace ni en clave de ciertas disputas que puede haber habido en el pasado ni en clave del sectarismo de nadie en el presente, es posible tener un proceso que sea consensuado, respetando a las personas y los territorios, y estableciendo qué se hace por encima de quién lo hace.

Habla mucho de respeto a los territorios. ¿Ha estado ninguneado el PSPV-PSOE en Alicante?

El PSOE de Alicante tiene que tener más fuerza y más voz en el contexto de la Comunitat Valenciana, igual que la Comunitat Valenciana tiene que tener mucho más peso en el contexto del PSOE de España. Para eso, la provincia de Alicante debe tener la máxima fuerza y la máxima unidad posible, y la Comunitat Valenciana respecto a España debe tener la máxima unidad posible.

¿Por qué no han tenido más peso en este tiempo?

Porque no ha habido suficiente unidad y, por eso, estamos trabajando para tener el mayor consenso posible y para concitar la mayor representatividad posible, pero también porque muchas veces el diálogo no ha sido el suficiente tanto por parte de Alicante como de València, sin responsabilizar a nadie en concreto. Tiene que haber más líneas de diálogo, que son las que generan la confianza..

¿Cómo ve al nuevo Ejecutivo de Pedro Sánchez?

El presidente ha conformado un ejecutivo de su absoluta confianza, y un ejecutivo muy político, pensando en que va a haber que hacer una gestión de diálogo constante con otras fuerzas políticas y también con los territorios. Por tanto, es un buen equipo de gobierno que va a acomodarse a las circunstancias del momento y va a tratar de impulsar la gestión.

¿Qué puede pasar con la ley de amnistía?

Lo que va a pasar es que se va a tramitar en el Congreso y se va a aprobar. Entiendo perfectamente que haya gente a la que no le haya sentado bien y que pueda manifestarse de manera pacífica, siempre que no caigan en las actitudes violentas que han tenido algunas personas y que hay que rechazar, pero la amnistía, pese a que pueda haber generado alguna contradicción moral o algunas dudas, desde un análisis racional, es lo mejor para este país. Lo importante, desde el punto de vista político, es que sirva para lo que se pretende, que es generar una mayor convivencia dentro de Cataluña, y entre Cataluña y el resto de España.

El presidente de Mercadona, Juan Roig, ha alertado de que el clima político está «consiguiendo una división entre los españoles que no es nada buena ni para la economía ni para España». ¿Lo comparte?

No. Hay un clima político enrarecido en el entorno de la derecha española, y la mayoría de los ciudadanos, a los que representan los partidos políticos que han acordado la investidura, no se sienten alterados ni contrariados. Además, en las revueltas violentas que puede haber en la calle Ferraz hay muy poca gente.

¿Cómo ve la situación en la Comunitat Valenciana?

El cambio de Gobierno tiene el handicap de que ha introducido algo que nos parecía muy difícil, que es la ultraderecha en un gobierno con la derecha. Me producen cierta preocupación las políticas que se están poniendo en marcha, como las rebajas fiscales que afectan fundamentalmente a quienes más tienen, y que son contradictorias con pedir más financiación. Cuando se vaya a abordar la financiación autonómica, y va a ser en esta legislatura, los territorios en los que se estén bajando impuestos serán penalizados. La ultraderecha está haciendo que nos apartemos de la lucha contra la violencia de género y de otros derechos. También se está utilizando la lengua para intentar confrontar territorios, y me preocupa mucho la política que se vaya a hacer en materia de educación y de apoyo a la salud pública.

El presidente de la Generalitat está apretando mucho con el Puerto de València. ¿Qué va a pasar?

El Puerto de València es una infraestructura básica para la Comunitat Valenciana y para toda España, también para Alicante. Por tanto, desarrollarlo y no poner trabas es determinante. Esperamos que cuanto antes se desarrolle el proyecto del Puerto de València de la mano del Gobierno de España y de la Comunitat.