Medio Ambiente

Las barcas eléctricas de l’Albufera no tienen puntos donde recargar

L’Associació d’usuaris del Port del Saler denuncia que la burocracia impide la instalación de postes de luz para cargar las baterías en la pedanía

En El Palmar y Silla tampoco hay puntos de conexión

Las barcas de El Saler electrificadas han recurrido a un grupo electrógeno para poder cargar las baterías de las barcas.

Las barcas de El Saler electrificadas han recurrido a un grupo electrógeno para poder cargar las baterías de las barcas. / José Manuel López

Una decena de barcas de el Salerel Palmar y Silla, en el lago de l’Albufera, que iniciaron el proceso de electrificación en 2023, pueden quedarse compuestas y sin navegar si no consiguen postes de luz donde cargar las baterías. Dos de las embarcaciones estarán listas para salir al lluent (como bautizan al lago en los pueblos de la marjal) en breve. Pero sin punto de carga de las baterías la inversión podría ser en balde. Las conexiones de luz no se han podido ejecutar por los problemas burocráticos con los que se han encontrado los propietarios de las barcas electrificadas en el Saler y el Palmar, según denuncian a Levante-EMV l’Associació d’usuaris del Port del Saler

En el Saler, una empresa local respondió a las ayudas convocadas por el Ivace (Institut valencià de la competitivitat empresarial) dependiente de la entonces llamada Conselleria de Economía Sostenible y se encuentra sin poder enchufar las embarcaciones. La convocatoria pretendía mejorar la movilidad de las embarcaciones albuferencas: barcas, barquets o barquetots. La sustitución de los motores de gasoil conllevaba la necesaria instalación de una red de puntos de carga que debían instalarse en los puertos de Silla,  el Palmar y el Saler. Pero ninguno de los dos ayuntamiento ha dado facilidades para garantizar los puntos de conexión eléctrica para las barcas. En el caso concreto del Saler, además, la burocracia impide habilitar los puntos de carga ante la inminente llegada de las dos primeras barcas eléctricas. 

El servicio de Devesa-Albufera y el área de Mejora Climática del Ayuntamiento de València se lanzan la pelota entre sí para decidir quién asume la instalación del servicio eléctrico. «Hay interés, pero no tienen claro de dónde va a salir el dinero». El proyecto de instalación está aportado «pero el ayuntamiento nos dice que no tiene dinero», explican a Levante-EMV fuentes de l’Associació d’usuaris del Port del Saler. 

Un usuario del Port del Saler muestra el enchufe de la barca eléctrica que no tiene punto de recarga en este entorno.

Un usuario del Port del Saler muestra el enchufe de la barca eléctrica que no tiene punto de recarga en este entorno. / José Manuel López

Limbo burocrático

A la falta de parné se suma el limbo en el que se encuentra el entorno del Port del Saler. La lámina del agua es propiedad del Ayuntamiento de València (de quien depende administrativamente el Saler), pero del puerto hacia fuera la competente es la Generalitat desde que se actuó en la carretera CV-500. Y en este caso se ha alegado que a nivel municipal no se puede actuar porque la instalación eléctrica está «en terreno» de la Generalitat. Aunque desde l’Associació d’Usuaris del Port del Saler se asegura que cuando se instaló la luminaria de baja intensidad, «fue el ayuntamiento quien la instaló sin solicitar ningún tipo de permiso». Hasta ahora las barcas eléctricas que ya circulan funcionan con alargadores de electricidad o han recurrido a grupos electrógenos, como es el caso del Saler, para poder comenzar a navegar en pruebas por el «lluent». En l’Albufera existen unas 2.000 embarcaciones de las que unas 1.100 funcionan con motor de gasoil o gasolina.

El Ivace abre hasta marzo otra convocatoria de 400.000 € en ayudas

El Instituto Valenciano de Competitividad e Innovación (Ivace+i), dependiente de la Conselleria de Innovación, Industria, Comercio y Turismo, que dirige Nuria Montes, ha iniciado en 2024 el programa de ayudas para impulsar la electrificación de las embarcaciones que navegan en los parques naturales de l’Albufera de València, El Hondo de Elx y Las Salinas de Torrevieja.

La línea de ayudas se abrió el pasado 7 de febrero y permanecerá abierto hasta el 14 de marzo. E incorpora un incentivo económico «para animar a los propietarios de embarcaciones que navegan en estos parques naturales a cambiar sus motores de combustión por motores eléctricos». La iniciativa, según el director general de Energía y Minas, Manuel Argüelles, «persigue contribuir a la promoción de una movilidad más sostenible y menos contaminante, en el entorno especialmente sensible de los parques naturales por su alto valor ecológico».

Actualmente, explica Argüelles, las embarcaciones que disponen de permiso para navegar en estas zonas utilizan motores de combustión, generalmente de gasolina, «que producen un alto impacto ambiental, ya sea con los humos o con los vertidos al agua de combustible o aceite que pueden producir, o con el ruido que generan». Esto, continua, «genera un impacto negativo directo sobre la flora y la fauna del entorno».

El Ivace+i destinará un total de 400.000 euros para sufragar hasta el 80 % del coste del cambio de motor. El uso de estas embarcaciones podrá ser de pesca, recreo, turismo/pasaje, o para la práctica de la vela latina tradicional y dispongan de permiso para navegar en los parques naturales.