21 de noviembre de 2017
21.11.2017

El Olímpic encaja tres goles ante el Torre Levante y sufre la mayor derrota en lo que va de temporada

Los de Xàtiva jugaron con diez en el segundo tiempo tras la lesión de Pepín y Yeray y con los cambios agotados

21.11.2017 | 02:26

Las lesiones durante el encuentro de Yeray y Pepín, la eficacia y calidad del rival, la carencia rematadora del Olímpic, el enrarecido ambiente por las últimas decisiones de la Junta Directiva del club o el frío a la hora del partido, que se notó en la menor presencia de espectadores, propiciaron este pasado sábado la mayor derrota del Olímpic en liga hasta el momento. Cayó 0-3 ante el Levante, el mayor número de goles encajado hasta ahora, acabando con once partidos sin perder. En esta ocasión los resultados de los demás no acompañaron y a excepción del Torre Levante, ganaron todos y con resultados cómodos.

Los de Xàtiva salen de los puestos de promoción de ascenso. La vuelta de Víctor Banegas, siete meses y medio después de su lesión, no es suficiente para compensar el golpe recibido. Uno, Banegas, ha vuelto, pero otros dos se perderán los próximos partidos. En el caso de Pepín es una lesión muscular por lo que unas semanas sin jugar no se las quita nadie. La lesión llega en su mejor momento como jugador. Mucha preocupación hubo en la lesión de rodilla de Yeray y con el paso de las horas, aunque a la espera de pruebas, ha disminuido la preocupación al poder tratarse de una lesión menos grave. Todo va a depender de esas pruebas diagnósticas. El equipo entrenó ayer y hoy descansa. El próximo rival, el Torre Levante, se ha descolgado un poco de los puestos de promoción de ascenso, por ello sus opciones de subir puestos en la clasificación pasan por derrotar a los de Jero López la próxima jornada.

El Olímpic tuvo que nadar este sábado contracorriente. Las lesiones acabaron con su capacidad de reacción tras los goles del rival y al final casi se buscó acabar el partido sin encajar más goles. En la sala de prensa Jero López reconoció que el partido se puso muy cuesta arriba en el segundo tiempo, «es un equipo muy compacto y sobre todo tiene mucha pegada, y se han juntado varias cosas. Estábamos vivos tras el descanso, hemos entrado en la segunda parte bien pero al irnos hacia arriba ha llegado el contragolpe que ha supuesto su segundo gol y poco después la lesión de Pepín». Ahí, con el segundo gol y la lesión del central se acabó el partido, «después de arriesgar con los cambios se ha lesionado Pepín y agotados los cambios, jugando con diez, el partido se ha acabado».

El partido culminó una semana con muchos acontecimientos fuera del terreno de juego: la destitución de Luis Miguel Garrido, la marcha de Tobías, el anuncio de la próxima asamblea general con el punto del inicio del proceso de conversión en Sociedad Anónima Deportiva. Todo ello propició un ambiente enrarecido, y no faltó algún grito en contra de la gestión del vicepresidente Manolo García algo que, según el entrenador, «no ayuda. Tratamos de hacer nuestro trabajo. El equipo ha dado la cara hasta el final a pesar de los acontecimientos. Espero que haya estabilidad, que esté todo tranquilo y que las cosas externas sirvan para ayudar, no deben restar. Ese ambientillo no ayuda. Nosotros vamos a intentar aislarnos y hacer nuestro trabajo».

De cara al próximo partido, ante el Torre Levante, además de las bajas de Yeray y Pepín, el entrenador tendrá las dudas de Juanjo y de Carrascosa, con un golpe en el pie. Sí que podrá contar con Colau, quien no pudo jugar el sábado por ser jugador cedido del Levante. Duco podría ser el sustituto de Pepín en la defensa blanca.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook