31 de mayo de 2018
31.05.2018

Interior reforzará con 12 policías más la vigilancia de Ontinyent este verano

El subdelegado del Gobierno trasladará la petición del consistorio ontinyentino de redefinir la zona vigente ahora

31.05.2018 | 08:44
Imagen de la Junta Local de Seguridad celebrada ayer en el Ayuntamiento de Ontinyent.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) urge a la Conselleria de Justicia a habilitar los nuevos locales en los que ha de trasladarse temporalmente el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción 3 de Ontinyent y la Oficina de Asistencia a las Víctimas del Delito. La central sindical alertó ayer de que el anuncio de la conselleria de que este traslado sería efectivo en junio es difícil de cumplir porque ayer mismo, dicho local estaba aún cerrado y lucía los carteles de venta de una inmobiliaria. Desde la conselleria negaron ayer que hay incumplimiento de plazos alguno ya que se habló de que el traslado sería plenamente efectivo a finales de junio, y el mes en realidad empieza mañana viernes, recalcaron.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios lamentaba ayer que los locales sigan intactos, a pesar de que la propia consellera de Justicia, en una reunión mantenida con el alcalde de Ontinyent el pasado 14 de mayo, se comprometió al traslado del juzgado número 3 «a un nuevo local, con unas instalaciones dignas y más seguras para las víctimas». La conselleria también anunció que este espacio provisional, tal como informó este diario, compartirá espacio en su nueva ubicación con la Oficina de Asistencia a las Víctimas del Delito.

Pero si «la Administración hablaba de trabajos avanzados para la reubicación y señalaba que acometería el traslado el próximo mes de junio», según el sindicato, «hay que preocuparse porque, a falta de dos días [ayer] para que empiece el mes de junio los locales están sin tocar, tal cual los dejó el anterior inquilino», insistieron ayer.

La central sindical lleva años reclamando el traslado, ya que el juzgado número 3 se caracteriza por su espacio reducido y abarrotado de expedientes. Los ocho funcionarios destinados en este juzgado realizan su labor en apenas 25 metros cuadrados. La sala de espera consiste en un rellano con dos sillas instaladas al lado de sendos escalones. E»n tan diminuto espacio se juntan menores con detenidos o víctimas de violencia a escasos metros de agresores», tal como han denunciado en reiteradas ocasiones ante los medios.

La oficina no estará en junio

La Conselleria de Justicia sostuvo ayer que el local donde ha trasladarse el juzgado «necesita reformas mínimas», de ahí que «se mantiene la previsión» de que esté finalizado a lo largo del mes que mañana empieza. No es el caso de la Oficina de las Víctimas del delito, que requieren de una intervención más en profundidad. Pero según Justicia, dicha oficina no se dijo que estaría en junio; sólo se concretó el plazo para el traslado provisional del juzgado, según insistieron desde la conselleria

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook