Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un depósito de 5 millones de litros pondrá fin a las inundaciones en Benarrai

Los vecinos esperan acabar con las filtraciones

El alcalde de Ontinyent y varios concejales explican la obra a los vecinos de Benarrai. | LEVANTE-EMV

La excavación de una zona de laminado de 4 metros de profundidad con capacidad para acumular hasta 4,6 millones de litros de agua pondrá fin en cuestión de meses a los constantes problemas de inundaciones que los vecinos de las inmediaciones de la zona verde de Benarrai, en Ontinyent, llevan tiempo denunciando por los desperfectos registrados en los bajos de algunos edificios y en el colegio público Carmelo Ripoll cada vez que se produce un episodio de precipitaciones intensas.

Las obras, adjudicadas a Construcciones Francés con una inversión municipal de 565.000 euros, han dado comienzo ya y se extenderán durante algo más de medio año. Una delegación del ayuntamiento compuesta por el alcalde, Jorge Rodríguez, los concejales Joan Sanchis, Sayo Gandia y Manuel Cuesta, junto a diversos técnicos municipales y de la empresa local que ejecuta la actuación, se acercaron a la «zona cero» para explicar a los vecinos los últimos detalles de la hoja de ruta y aclarar las dudas existentes.

Entre las intervenciones contempladas figura la prolongación de la barbacana para mejorar la captación de las aguas. Cuando esta estructura no sea capaz de absorber el caudal en caso de una lluvia torrencial, la idea del ayuntamiento es que la nueva zona de laminado funcione como alternativa a la hora de retener ese volumen y evitar las filtraciones en garajes y viviendas.

Red de colectores

Además, el proyecto diseñado por Salvador España también plantea la construcción de una red de colectores para conducir las aguas hasta la prolongación de la barbacana partiendo desde esta zona laminada, que se restaurará con la creación de una zona verde inundable de 2.500 metros cuadrados. Con estas obras, financiadas mayoritariamente con una subvención tramitada con la Diputación de Valencia a travé sdel Plan de Inversiones, se reducirán los caudales punta y la cantidad de horas en las que los conductos entran en carga total o parcial, según desgranan fuentes municipales.

La actuación no deja de ser compleja, tal como ayer recalcó el alcalde Jorge Rodríguez, puesto que la zona recoge las aguas que bajan desde la sierra. Tras la DANA de 2019, el consistorio de Ontinyent puso en marcha una solución provisional con el objetivo de paliar las deficiencias existentes, pero ahora -una vez cumplidos todos los trámites administrativos previos- ha comenzado a ejecutarse una intervención «de más calado» que dará a la localidad «una mayor seguridad para evitar inundaciones», remachó Rodríguez.

Durante la reunión con la corporación municipal, los vecinos del barrio pusieron encima de la mesa diversas dudas relacionadas con el impacto de las obras, los plazos y el proceso de ejecución, así como sobre la afección que pueden tener las lluvias mientras duren las mismas. El portavoz de la Asociación Vecinal de Sant Josep, Pepe Urenya, valoró ayer el interés de la reunión para conocer de primera mano los detalles de un proyecto «tan esperado» que «por fin va a hacerse realidad», con la esperanza puesta en que terminen de una vez por todas los problemas para el vecindario de la zona, como aseguran los técnicos. «El plazo no es corto, pero merece la pena que las obras se hagan bien, y que en nuevos episodios de lluvia intensa los vecinos y vecinas puedan dormir tranquilos», zanjó Urenya.

Compartir el artículo

stats