Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Vall y la Canal ganan población mientras la Costera pierde 326 habitantes

Canals y Xàtiva concentran la caída y l’Olleria y Albaida aumentan su padrón un 1 % - La mitad de municipios de las tres comarcas crecieron en 2020 a pesar de la pandemia

La Vall y la Canal ganan población mientras la Costera pierde 326 habitantes

Una de cal y otra de arena. El último balance anual difundido por el Instituto Nacional de Estadística (INE) revela que 32 de los 61 municipios inscritos dentro del ámbito geográfico de la Costera, la Canal y la Vall d’Albaida experimentaron un crecimiento poblacional en 2020 a pesar del brutal impacto que la pandemia ha tenido sobre la vida diaria. La estadística, sin embargo, recoge una evolución por territorios muy dispar durante el año en el que estalló la crisis sanitaria. Mientras que la Vall d’Albaida ha incrementado su cifra de habitantes en 119 vecinos, la Costera ha perdido en el mismo periodo de tiempo un total de 326 inscritos. La Canal de Navarrés, por su parte, registra 5 habitantes más que hace un año.

Xàtiva y Canals concentran la caída demográfica en la Costera, con la pérdida de más de 400 habitantes en sus padrones. Solo en la segunda localidad han sido borrados del censo 259 vecinos, el equivalente a un retroceso del 1,92 %. Canals, que en 2020 ya perdió otros 71 habitantes, ha registrado en los últimos tiempos importantes oscilaciones a nivel demográfico en buena medida fruto de los vaivenes del padrón de extranjeros empadronados (que representan un alto porcentaje en el municipio,) periódicamente depurado por el INE a través de comunicaciones que muchas veces no encuentran confirmación.

Algo similar ocurre en Xàtiva, que oficialmente ha perdido 164 habitantes de un año para otro, cuando en 2019 ganó casi 400. A 1 de enero de 2021, la capital de la Costera registraba una población un 0,55 % inferior a la que tenía 365 días atrás.

16 de las 29 localidades que perdieron peso demográfico en 2020 tienen menos de 1.500 habitantes. Entre aquellas que se encuentran en riesgo de despoblación alarma sobre todo el caso de Sempere, cuyo censo baja un 13,33% al desaparecer 4 de los 30 empadronados con los que este pueblo, el menos habitado de la provincia de Valencia, comenzó el año pasado. La población de Estubeny también retrocede de manera significativa (un 8,8 %), con 11 habitantes menos, junto con la de Torrella, que registra una caída demográfica del 6,9 % tras la pérdida de 10 vecinos.

En la estadística también sobresalen los descensos experimentados en Beniatjar (con un 5,48 % menos de habitantes), la Granja de la Costera (-4,75 %), Bèlgida (-3,68 %) o Quatretonda, que pierde más de medio centenar de inscritos (56) tras un descenso del padrón del 2,54 %.

Alerta en Sempere y Estubeny

En el reverso de la moneda, siete municipios con menos de 500 empadronados han conseguido crecer de manera importante en 2020. Terrateig (276 habitantes), por ejemplo, suma 20 vecinos más que el año anterior, el equivalente a un incremento demográfico de casi el 8 %. Le siguen Bufali, Cerdà y Bellús, con aumentos del censo superiores al 4% tras la llegada de 33 nuevos ciudadanos a estos pueblos. Otro caso paradigmático es el de Millares, una población que ha perdido a más de la mitad de sus habitantes desde 1990 pero que el año pasado sumó 10 empadronados en buena medida gracias a las iniciativas municipales para atraer a nuevos moradores a la localidad. Otros pueblos pequeños que han logrado revertir la habitual tendencia a la baja de sus censos son Carrícola (3 habitantes más), Benicolet (13 más) Otos (6 más), Pinet (4 más) y Ràfol de Salem (7 más).

Entre las localidades de mayor peso poblacional en las tres comarcas, L’Olleria y Albaida son la que más crecen. A 1 de enero de 2021 contabilizaban incrementos del 1 % tras sumar 84 y 61 empadronamientos respectivamente. Ontinyent, la ciudad más poblada del territorio, también sigue una evolución positiva, aunque a un ritmo proporcionalmente inferior: registra 185 habitantes más que a comienzos de 2020, un aumento del 0,52 % . Entre las poblaciones más grandes, Benigànim y Bocairent perdieron cerca de 40 habitantes cada una. En la misma senda, el padrón cayó un 3,68 % en Bèlgida (25 vecinos menos) y casi un 2 % en Atzeneta d’Albaida. En cambio, en Rotglà se disparó un 2,6 % al sumar 29 empadronamientos más que hace un año.

Compartir el artículo

stats