Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Hogueras en Cerdà, Montesa y el Palomar

Un momento de la quema de la «foguera» de Montesa, el pasado sábado. | BOMBEROS

Aunque la última oleada de casos de covid ha abocado a muchos municipios a suspender sus fetejos de Sant Antoni, algunas poblaciones han podido celebrarlos este fin de semana extremando las precauciones. La quema de la «foguera» volvió a reconciliar al Palomar y Cerdà con una de sus tradiciones más populares.

Pasacalles, bailes folklóricos y comidas de hermandad, junto con los habituales actos religiosos y la bendición de animales en el caso de Cerdà, sacaron a los vecinos de sus casas para conmemorar la efeméride un año más.

Montesa también quemó el sábado su «foguera» en el marco de la festividad del patrón de la localidad, Sant Sebastià, bajo la supervisión de los bomberos. La comparsa Nídars, junto con el consistorio, organizaron una batería de actividades entre las que destacaba una comida popular en la plaça de la Vila, el «tardeo» con acompañamiento del grupo Germans Brothers o el pasacalle previo a la quema de la hoguera. El domingo fue la misa en honor a Sant Sebastià y el reparto del pan bendito.

Compartir el artículo

stats