Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ontinyent ofrece ayudas para facilitar la fibra óptica en el casco antiguo

La Vall ens Uneix y PP avalan la iniciativa

Los concejales Penadés (PP) y Sanchis (la Vall ens Uneix).

El desarrollo de las nuevas tecnologías causa la necesidad de ampliar la cartera de infraestructuras y servicios para el ciudadano en grandes y pequeñas ciudades. Así, la necesidad de proteger la fisonomía de los barrios históricos ocasiona en muchas urbes problemas a la hora de desplegar los sistemas de cableado necesarios para optar a un correcto servicio de internet. El desarrollo del teletrabajo y el aumento de los patrones de consumo on-line también deben ser tenidos en cuenta. Muchas veces, los residentes en las zonas más antiguas de los municipios tienen problemas para acceder a una línea de internet de calidad medio decente.

Y Ontinyent no escapa a este tendencia. Quizás por ello, el Ayuntamiento de la capital de la Vall d’Albaida anunció ayer la aprobación de unos nuevos criterios de despliegue de la fibra óptica en el Centro Histórico (barrios de la Vila y Poble Nou), así como la creación de una línea de ayudas para facilitar el desarrollo del servicio. Así, el regidor coordinador del área de Territorio, Joan Sanchis (La Vall ens Uneix) y el regidor Paco Penadés (Partido Popular) presentaron las conclusiones de un informe conjunto para dar respuesta a los problemas surgidos.

Normativas que «chocan»

Joan Sanchis explicó que «la protección de estos barrios y el carácter restrictivo de la Ley Patrimonial Valenciana choca con la Ley General de Telecomunicaciones de España, que defiende el derecho a las telecomunicaciones y a internet. A partir del estudio de estas normativas, hemos llegado a unos criterios que vamos a aplicar para poder facilitar las cosas a las compañías y los particulares». El concejal expuso que cuando una compañía quiere pasar fibra por estas zonas tiene que enterrarla, «lo que puede ocasionar costes excesivos».

Criterios

Por ello, se han determinado una serie de criterios que tendrán que pasar ahora por la Comisión de Patrimonio y posteriormente ser aprobados por el Pleno Municipal. Así, se determinan soluciones «diferenciadas según las necesidades surgidas». Así, en los casos del Poble Nou y la Vila con fachadas protegidas se dará una subvención para cofinanciar los trabajos necesarios.

Joan Sanchis recordó ayer que «cada vez que el Ayuntamiento ha reurbanizado una calle en el casco histórico se ha instalado la canalización subterránea para implantar fibra óptica. Esto es muy importante porque ahora el coste que tendremos que subvencionar es el de la acometida desde la canalización general y no de absolutamente toda la conducción. Ahora es necesario dar un paso más para al despliegue de la fibra óptica haciendo asumibles los costes de implantación», apuntó.

Paco Penadés, por su parte, comentó que «hace 20 años cuando se redactó la normativa nadie pensaba en teletrabajo o las clases en línea», en referencia a las leyes que venían regulando la situación respecto a la fibra en los dos citados barrios. «La realidad no era la actual, puesto que el que estaba en debate en aquel momento eran las antenas parabólicas y no los cables», prosiguió.

Compartir el artículo

stats