Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La ley del juego no impide abrir una casa de apuestas junto a dos escuelas en Xàtiva

Las familias y la dirección del Attilio Bruschetti protestan junto a los vecinos por la ubicación del salón de juegos, a 150 metros de este centro y de la EOI - El consistorio trató de impedir la apertura, pero la empresa logró el permiso de a Generalitat antes de la nueva norma

El salón de juegos que abrió en junio en la Avenida Pintor Juan Francés de Xàtiva, ayer. | MARIOLA SÁNCHEZ

La ley valenciana de regulación del juego y de prevención de la ludopatía nació en 2020 guiada por el rasgo definitorio de ser la más restrictiva de España, al prohibir el establecimiento de nuevos salones de juego a menos de 850 metros de distancia de los centros educativos. Dos años después de su entrada en vigor, sin embargo, la apertura de una casa de apuestas en Xàtiva a escasos 150 metros de distancia del colegio Attilio Bruschetti y de la Escuela Oficial de Idiomas (EOI) —y a 400 metros del IES Josep de Ribera y del colegio La Inmaculada— ha generado inquietud entre la comunidad educativa y ha encendido los ánimos de una parte del vecindario.

El local, que abrió sus puertas el 9 de junio en la Avenida Pintor Juan Francés con un aforo de 62 personas, pertenece a una cadena fundada hace más de 40 años en la Región de Murcia que se ha expandido rápidamente por la Comunitat Valenciana con la apertura de una docena de establecimientos.

La empresa promotora presentó en mayo de 2021 una declaración responsable para poner en marcha el negocio, pero se encontró con la negativa inicial del Ayuntamiento de Xàtiva a concederle la pretendida licencia de actividad, en septiembre de ese año. Los servicios técnicos municipales emitieron hasta dos informes desfavorables respecto a la solicitud, invocando la nueva ley autonómica.

Pero el consistorio tuvo que recular en su decisión, puesto que la mercantil Tiki Taka Games, SL interpuso un recurso de reposición para defender su derecho a levantar la persiana del local acogiéndose a una disposición transitoria de la ley autonómica en virtud de la cual quedan exentas de cumplir los requisitos en materia de distancias sobre los centros educativos aquellas casas de apuestas con autorizaciones concedidas antes de la entrada en vigor de la regulación.

La Generalitat otorgó a la empresa el permiso para implantar el salón de juegos de Xàtiva el 6 de febrero de 2020 —cuatro meses antes de la aprobación de la normativa— con un plazo de un año para llevar a cabo las obras de adecuación del establecimiento. La autorización tuvo que ser prorrogada más tarde hasta el 28 de mayo de 2021. Tras analizar a fondo el caso y consultar a sus servicios jurídicos, en febrero de este año la corporación municipal tuvo que estimar el recurso de la promotora y concederle la licencia de apertura.

Un hervidero de estudiantes

Tanto la dirección del CEIP Attilio Bruscchetti como las familias del centro han expresado su malestar por la ubicación de la casa de apuestas a través de diferentes canales con el ayuntamiento. Diversos vecinos del barrio también han pedido explicaciones y han trasladado su rechazo. «Se nos puso cara de sorpresa cuando nos enteramos, porque por ahí pasan a pie casi todos nuestros niños, la mayoría del barrio. Hemos dicho que no estamos para nada de acuerdo, pero no podemos hacer nada más», lamenta Desiré Sánchez, jefa de estudios del colegio, preocupada por la cercanía del negocio con el parque en el que juegan los alumnos.

Durante los días entre semana del periodo lectivo, la zona en la que se emplaza la casa de apuestas se convierte en un hervidero de jóvenes y niños en sus desplazamientos diarios hasta la Escuela Oficial de Idiomas, al Attilio, el IES Josep de Ribera o el colegio concertado La Inmaculada, ubicado en la plaza Sant Pere. «No entendemos por qué se permite si la normativa es tan estricta respecto a las distancias», ahonda Sánchez.

La normativa obliga a buscar alternativas cuando caduque la licencia

La nueva casa de apuestas abierta en la Avenida Pintor Juan Francés de Xàtiva no es la única que se ubica a una distancia respecto a los centros educativos inferior a la exigida por la nueva ley valenciana de prevención del juego y prevención de la ludopatía. En las proximidades del colegio Gozalbes Vera y el IES Josep de Ribera operan otros dos salones de juego por debajo del umbral de separación que determina la normativa. Según la regulación autonómica, aquellas casas de apuestas que ya se encuentren en funcionamiento porque obtuvieron la licencia de apertura y actividad con la anterior normativa autonómica, pueden continuar con su actividad hasta que finalice su permiso. Una vez caduque el mismo, si desean renovar la licencia deberán cumplir los requisitos de la nueva legislación. Lo mismo ocurre con el local inaugurado en junio en la zona de la EOI y del Attilio Bruschetti.

Compartir el artículo

stats