Moixent comprará varios bajos y naves para hacer aparcamientos y ampliar la escuela de música

El consistorio presupuesta 268.522 euros con la idea de abrir nuevos espacios públicos, reforzar el auditorio y esponjar el núcleo urbano

La calle Poeta Gabriel Vila, donde se ubica el auditorio y varios bajos a comprar.

La calle Poeta Gabriel Vila, donde se ubica el auditorio y varios bajos a comprar. / GOOGLE MAPS

S. Gómez

El Ayuntamiento de Moixent prevé destinar alrededor de 268.522 euros a la adquisición de un conjunto de inmuebles en desuso ubicados en las plantas bajas de los edificios de las calles poeta Gabriel Vila y Molí dels Tarongers con el objetivo de abrir nuevos espacios urbanos y mejorar y ampliar los servicios ofrecidos a la población.

El alcalde de la localidad, Guillermo Jorques, aprobó a principios de agosto el inicio del expediente de contratación para la compra directa por parte del consistorio de dos locales comerciales y dos patios traseros ubicados en los número 2 y 6 de la calle Poeta Gabriel Vila y en los números 1, 3, 5 y 7 de la calle Molí dels Tarongers.

Según expone la resolución de alcaldía, los bienes adquiridos se destinarán a diferentes usos. Por un lado, la operación permitirá generar pasos de entrada y salida al futuro aparcamiento público contemplado en la parte trasera de Gabriel Vila (en unas naves que también se prevén adquirir) y utilizar las viviendas como almacén del edificio público situado frente al auditorio municipal, ubicado enfrente en esa misma calle.

En segundo lugar, parte de los locales en planta baja servirán para ampliar el aulario de la escuela municipal de música, que ocupa las plantas altas del auditorio, sin que exista la posibilidad de garantizar la accesibilidad universal a las aulas.

Por último, el consistorio de Moixent también pretende adquirir las antiguas naves industriales en situación de ruina y sin uso alguno que se encuentran emplazadas en las zonas posteriores de los edificios residenciales de la calle Poeta Gabriel Vila cuyos bajos van a adquirirse en la manzana con la calle Portell y la calle Molí dels Tarongers. De esta forma, la intención del equipo de gobierno pasa por derribar los inmuebles industriales abandonados para esponjar el casco urbano y generar en un semisótano la instalación del aparcamiento público municipal y, en planta baja, una plaza o espacio de zona verde. Antes de ello será necesaria la aprobación de la oportuna modificación puntual de la ordenación pormenorizada del Plan General en lo referente a este ámbito.

En el marco del procedimiento de licitación abierto, el ayuntamiento ha invitado al propietario de los bienes que se quieren comprar a participar, presentando la correspondiente oferta. La comisión negociadora municipal está formada por dos técnicos de la corporación municipal y el secretario-interventor.