11 de agosto de 2018
11.08.2018
Entrevista

Rossy de Palma: "La curiosidad es la llave de la juventud"

La artista, de pasa el verano en Ibiza para un proyecto medioambiental, rechaza la vanidad de los artistas y defiende que los errores hay que abrazarlos

11.08.2018 | 04:15
Rossy de Palma: "La curiosidad es la llave de la juventud"

Artista. Un torbellino dulce. Es la sensación que transmite, desde el primer momento, Rossy de Palma. Habla rápido, claro, mirando a los ojos, riéndose y gesticulando mucho. Confiesa que la Rossy actriz se come a todas las demás (la cantante, la dramaturga, la diseñadora...) que están «de uñas» con ella y frustradas, las pobrecitas.

Da la imagen de una mujer muy fuerte. ¿También se derrumba?
La fortaleza es, justamente, la vulnerabilidad. Te vuelves fuerte a base de sensibilidad. Analizas todo, comprendes y eso te hace fuerte. Lo peor es estar a oscuras, sin comprender. Mira los males que acarrea la ignorancia. Cuanto más sensible y curiosa seas, mejor. La curiosidad es la llave de la juventud. Soy fuerte porque soy muy sensible.

O sea, que se hincha a llorar.
A épocas, sí. Lloro fácilmente con cosas tremendas. Con la crisis migratoria. Ver a esas personas sufrir tanto, que todo sea tan absurdo y que no se ponga remedio. O con la posidonia. Ir a la playa y ver cómo la gente deja todas sus guarrerías. ¿Qué les costaría llevarse lo que han ensuciado? Son cosas para no parar de llorar.

¿Qué nos pasa a los humanos?
No lo sé. Llevo obsesionada con la crisis migratoria muchísimos años. África está explotada, Occidente se ha construido con mano de obra esclava, sus riquezas están expoliadas, les roban descaradamente, pero sus habitantes no pueden venir aquí a buscarse la vida. Como dice una amiga, eso es una parajoda tremenda. Durante años guardé recortes de periódicos sobre este tema, sobre las pateras.

¿Aún los conserva?
No. No sabía qué hacer con ellos. Hay una estación, en Murcia, que funciona como galería de arte y que ayuda a los inmigrantes y con todos esos recortes creé un barquito de papel gigante. El título era «La fragilidad de emigrar». La historia del ser humano es la de la emigración. Si el espermatozoide no emigrara y el óvulo no lo dejara emigrar no existiríamos ninguno. Desde la genética o el ADN somos seres en migración. Dile a los pájaros que no vuelen a otro lado. Siempre repito una frase: «Sólo creo en las fronteras gastronómicas». Las otras no me interesan, son muy injustas. No somos empáticos con la desgracia humana. Hay quienes dicen que qué se creen estos, que por qué vienen. ¡Pues porque no les queda más remedio! Es como cuidar el planeta. El ser humano es un bicho para sí mismo y para la naturaleza.

¿Somos una plaga?
Somos lo peor. De egoísmo y de no pensar que esto tiene que durar. Hay un futuro, una herencia. Nada nos pertenece. Podemos ser cuidadores en vez de explotadores o abusadores.

Usted emigró a París.
Soy hija de asturiana-vasca y de asturiano-asturiano, mi nariz es ADN vasco puro. Mi padre, desde niña, me decía: «Yes mundial, fía» («Eres mundial, hija»). Y me lo creí. Recuerdo los veranos de infancia en Asturias, con la leche recién ordeñada, las praderas, la sidra... Pero soy de todos lados. Voy a Nueva York y me siento neoyorquina.

¿Se ha sentido rara en algún lado alguna vez?
La verdad es que no. Bueno, en una plaza de toros me sentí como los cristianos en la época de los romanos. Me sentí dividida. Comprendiendo la belleza de la fiesta, haría una liturgia simbólica. No hace falta matar ni decapitar a nadie. ¡Mira los moros y cristianos! No se matan. Se puede hacer algo más metafórico. Algunas cosas hay que reciclarlas ya.

La conocemos más como actriz, pero es cantante, modelo...
Dejémoslo en que soy artista.

Vale, pero, ¿la Rossy actriz se come a todas las demás?
Totalmente. Las otras están cabreadísimas con ella porque dicen que no para de currar. Están frustradísimas. Soy una apasionada de las telas wax africanas y este año quería hacer algo para la Fashion Week de Dakar, con artesanos y una fusión flamencoafricana, pero no me ha dado tiempo. La Rossy cantante, la escritora, la diseñadora.. Están de uñas con la actriz. La quieren echar, pero hay un índice de prioridades. Además, soy una soñadora, visualizo lo que quiero hacer, pero luego no le pongo todo el power porque me gusta saber qué opina el destino.

Lo que no le dejó al destino fue trabajar con Pedro Almodóvar.
Lo seduje, pero de lejos. Lo acosaban mucho y pensé: «No le voy a acosar como todos». Lo tuve claro, quería trabajar con él. Fue amor a primera vista.

¿Es de amor a primera vista para lo profesional y lo personal?
Sí, hay una chispa y lo sabes. Pero siempre es todo muy inconsciente. No soy de estrategias ni de forzar situaciones. Me gusta que las cosas sucedan de forma natural. Si hay que forzarlas es que no tienen que ser. Y en el trabajo igual. Soy muy racional, muy virgo y cartesiana, pero también inconsciente y abandonada. Cuando la cabeza se mete por medio, se complica, pero cuando soy un vehículo de lo que se crea estoy conectada.

Ahí no entra la vanidad de los artistas.
Exacto. «Esta canción la he compuesto yo». Pues no, es el cúmulo de las influencias que has vivido y de las canciones de otro, que a la vez son un cúmulo... Tienes tus derechos de autor y tu dinerito, pero la vanidad de haber creado algo... De lo que se trata es de ser vehículo. Cuando haces cosas con las manos, ignorante de ti misma, te sientes bien. Es una meditación. No se trata de hacer algo, sino de dejar que algo se cree a través de ti. Eso es maravilloso. Mágico. No podemos vanagloriarnos de algo que es anecdótico y eso les pasa a veces a los artistas con la vanidad, pierden la conexión. No somos dueños del talento. Se puede manifestar a través de nosotros, pero no podemos decir «qué talentoso soy».

¿Se puede vivir en este mundo de farándula sin vanidad ni ego? ¿No se la comen?
Al contrario, soy un remanso de paz, un oasis. Tengo la suerte de familiarizar muy rápido con las personas, establecer una conexión rápida. La gente, conmigo, baja mucho la guardia, se quitan el corsé de protección. Hay algo en mí que hace que a la gente no le parezca amenazate y eso me gusta. Consigo relaciones muy buenas e intensas en lugares que son de lo más superficial. No hay que juzgar, la frivolidad es muy necesaria, con tanta profundidad nos ahogamos, es muy liberadora y te da ligereza.

El otro día vi un anuncio de cerveza en el que se ríe de sí misma y de su nariz. Si ahora tuviera 20 años, con tanto filtro de Instagram y Photoshop, ¿le habría resultado más difícil mantener su personalidad?
Creo que no. Me siento muy de ahora. Me siento siempre como de 20 años. Soy muy niña en el fondo y cada vez estoy más cerca de la niña que fui. Soy curiosa y un poco rebelde. Agitadora y provocadora. Me gusta hacer que las situaciones cambien. Nunca doy nada por sentado, si no es lógico no te lo compro. Y me interesan mucho las personas. Si estoy contigo, estoy contigo. Eso sí, amo la humanidad, pero detesto la multitud. Me da terror. No me verás en unos sanfermines. Somos capaces de lo peor y lo mejor. La multitud me da yuyu.

La conocemos por sus papeles cómicos, ¿no le gustan los dramones?
Gané el premio de interpretación en Locarno con una película que nunca llegó a España. Ojalá pueda hacer una retrospectiva con las películas francesas que no se vieron aquí. Hors jeu es una de ellas, una película muy arriesgada, no podía leer el guion y la rodábamos cronológicamente. Como en la vida, que no sabes lo que va a suceder el día siguiente. Me gusta trabajar así, al borde del precipicio, me gusta lo accidental, el error. Me gusta abrazar aquello que no te esperas. El error da una riqueza a la obra... No me gusta quedarme parapetada en lo que quiero, ser monolítica.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Restaurantes en Valencia

Los mejores restaurantes en Valencia

Descubre los mejores restaurantes de tu zona: Gandía, Torrent, Sagunt... y disfruta de la cocina valenciana.
Todos los restaurantes de Valencia

 

Heráldica

Los mejores restaurantes en Valencia

¿Conoces la historia y los orígenes de tu apellido? Visita nuestro canal de Heráldica y descarga tu lámina. Si no encuentras tu apellido, pídelo gratis.