Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La colección Villalonga hace grande la Real Academia de Bellas Artes

El diplomático y exconseller de Cultura, Fernando Villalonga, dona una decena de obras a la centenaria entidad - Las piezas, pintadas entre los siglos XVI y XIX, están firmadas por Muñoz Degrain o Pinazo

La colección Villalonga hace grande la Real Academia de Bellas Artes

Los fondos de la Real Academia de Bellas Artes de San Carlos de València, que ya ha cumplido 250 años, continúa en expansión. Esta vez lo hace tras la donación de nueve piezas de la colección privada de Fernando Villalonga, exconseller de Educación y Cultura y diplomático.

A finales del pasado mes de enero el diplomático valenciano y el presidente de la Academia, Manuel Muñoz, firmaron el acuerdo por el que las obras -entre ellas, cuadros de Muñoz Degrain o Pinazo- pasaban a manos de la centenaria entidad. De este modo, se abre la posibilidad de que el museo exponga alguna de ellas en sus instalaciones.

Las obras que el primo del expresidente de Telefónica, Juan Villalonga, ha donado a la Academia van desde el siglo XVI al XX y están firmadas por Manuel Barrón, Antonio Muñoz Degrain, Joaquim Agrasot, Paul Bril, Ignacio Pinazo, Mariano Fortuny y José Jiménez Aranda, Carlos de Haes, José Vergara y Pedro Ferrer.

De Barrón (Sevilla, 1814-1884), la academia ha recibido el óleo sobre lienzo Paisaje. El artista sevillano fue el máximo representante del paisajismo romántico andaluz, con escenas costumbristas. Se dedicó fundamentalmente al paisaje, pero también cultivó géneros como el retrato, el bodegón o la pintura de costumbres. En el Museo del Prado existen dos obras suyas: Paisaje fluvial con figuras y Paisaje fluvial con figuras y ganado. También la colección Thyssen Bornemisza posee nueve paisajes del autor. Sin embargo, en el Museo de Bellas Artes de València no existe ninguna obra de Barrón.

La incorporación de Vista nocturna de Venecia, un óleo sobre lienzo de Antonio Muñoz Degrain (1840-1924) tiene una curiosa particularidad: aunque existen otros paisajes venecianos de Muñoz Degrain en la colección del museo valenciano, este es nocturno. Tanto esta obra como la de Barrón se han enviado antes al Instituto de Restauración de la Universitat Politècnica de València para su puesta a punto.

En la nómina de obras donadas, figura también un Joaquim Agrasot. (1836-1919) titulado Dama y que es un gouache sobre papel, así como el óleo sobre plancha de cobre La huida a Egipto, de Paul Bril (Amberes 1554-Roma 1626). En España el Museo del Prado posee dos pinturas suyas: Puerto con castillo y Paisaje con Júpiter y Psiqué, en torno a 1630 fue retocada por Rubens. Esta sería la primera obra del artista de Amberes que entra en el Bellas Artes valenciano.

Ignacio Pinazo sí es habitual en la pinacoteca de la calle San Pío V. La lista de las obras del artista sumará una pieza más: el pequeño óleo sobre tabla (9 x 21 centímetros) La fiesta del Domingo de Ramos.

Otro de los grandes nombres de la pintura española se suma a la Academia: Mariano Fortuny. Del pintor catalán llega La visita del sastre, un óleo sobre lienzo que aunque no está firmada y no tiene atribución clara se le presupone a Fortuny junto a José Jiménez Aranda. Para confirmar su autoría será ofrecida para estudio a expertos del periodo.

La casi decena de obras concluye con dos grafitos sobre papel de Carlos de Haes (1829-1898) y José Vergara (1726-1799) y una academia de Pedro Ferrer (1860-1944).

Compartir el artículo

stats