La Comunitat Valenciana, protagonista del spot de la lotería de Navidad

La campaña pretende reivindicar la importancia de estos lugares valencianos, que año tras año reciben a miles de turistas 

Grabación de una escena del anuncio.

Grabación de una escena del anuncio. / Levante-EMV

El lugar de pertenencia de una persona no siempre está vinculado con el lugar de nacimiento o de residencia. Ese lugar también puede ser el apartamento en el que llevas veraneando más de veinte años, el camping en el que has compartido miles de aventuras con tus amigos o el trozo de costa en el que tu abuelo ya clavaba su sombrilla en su juventud. «Aunque viva a más de 600 km, aunque no tenga acento, aunque no lo ponga en ningún documento, yo también soy de aquí». Así comienza el anuncio de verano de la lotería de Navidad 2023, que pretende reivindicar la importancia de esos sitios en los que no se reside durante todo el año, pero que forman parte de nuestro ser. 

Y al pensar en estos espacios veraniegos, sin duda, la Comunitat Valenciana y, en concreto, sus playas son protagonistas para refrescarse y combatir las altas temperaturas. Por eso, muchas de las imágenes de esta campaña han sido grabadas en algunas costas valencianas como la de Gandia u Oliva, que, año tras año, reciben a miles de turistas durante los meses de julio y agosto. A ellas también se suman algunas escenas filmadas en algunos pueblos rurales. «Queremos reivindicar que ya está a la venta la lotería de Navidad en ese lugar al que también perteneces. Sin duda, la Comunitat Valenciana se ha convertido en el lugar elegido por excelencia», señala Gonzalo Uriza, director creativo del spot. 

Un ritual

En este sentido, adquirir un décimo en el lugar en el que se disfruta de las vacaciones se ha convertido en un ritual para muchas familias. «Anunciamos que hay lotería en ese lugar que significa tanto para las personas y en el que terminan generando un vínculo», reconoce el director, quien añade que «se genera un sentimiento de pertenencia, te sientes un poco de ahí, aunque sólo acudan durante unos días o semanas». 

En el anuncio, que se rodó en un intervalo de entre seis y ocho semanas, aparecen imágenes cedidas por la propia ciudadanía y otras secuencias grabadas expresamente para el spot. En este sentido, Uriza explica que ha sido un proceso «bastante costoso», ya que, en sus palabras, «queríamos contarlo como si fuera un discurso, en el que se enumeraban las razones por las cuales te sentías parte de ese lugar». «Porque si no vengo, el verano es menos verano», «porque si no vengo, el invierno es más largo», «por los 20 años de apartamento», «porque empieza septiembre y ya te echo de menos», son algunas de ellas.  

Durante el proceso de búsqueda, el equipo estuvo buscando vídeos que encajaran con la temática del anuncio. «Hubo momentos de nervios y tensión por si no encontrábamos aquello que estábamos buscando», recuerda el director. Concretamente, de cada cien vídeos sólo uno era válido. «Queríamos hacer un ‘mix’ entre los recuerdos de la gente y lo que grabamos para que no pareciese un anuncio», reconoce.

Respecto a las secuencias grabadas exclusivamente para el anuncio, las personas que participaron eran vecinos y vecinas de las localidades de Oliva y Gandia. «Decidimos no rodar con profesionales para darle más naturalidad», indica Uriza. 

Tono emocional

El equipo encargado de producir el anuncio de este año ha decidido alejarse del tradicional tono humorístico que rodeaba esta campaña en anteriores ediciones. «Queríamos cambiar hacia un estilo más emocional para reivindicar la importancia de estos lugares», señala el director, quien recuerda que la ciudad de Gandia ya fue protagonista durante el anuncio del año pasado. «El spot destaca por mostrar los lugares de manera directa, sin idealizar estos espacios y que los espectadores pudiesen verse identificados», concluye el director creativo.