Crítica|Música

Metales cercanos

Un momento del concierto.

Un momento del concierto. / Live Music Valencia

José Doménech Part

Palau de la Música. Sala Iturbi. Intérpretes: Spanish Brass y Orquesta de Valencia: Josep Vicent, director Obras de Modest Mussorgsky, Salvador Brotons y Piotr Tchaikovsky

------------------------

Gran momento para la OV el pasado viernes con la 5ª de Tchaikovsky. Al mando, con entrega total, la inquieta batuta del maestro alicantino Josep Vicent (Altea,1970) que junto a Gimeno, Tébar, Forés, Casero, Albiach, Martínez, Sanz-Espert o Benacer, entre muchos, conforman la reserva valenciana del siglo XXI en importantes orquestas europeas y americanas.

Vicent, director titular de la Sinfónica ADDA, de Alicante, se mostró alejado del cliché habitual del compositor ruso, al tiempo que supo aprovechar la imponente orquestación de la obra, traducida con tenacidad por sus músicos. Hubo momentos individuales de altísima calidad como los aportados por María Rubio, Herrera, Teruel o Junquera, entre otros, y a los que el maestro hizo, en justicia, saludar uno por uno. Quizas la vitalidad innata del maestro aceleró el discurso y por ello, un punto menos de metrónomo hubiera permitido mas holgura a los interpretes y, por supuesto, al público. Antes, Vicent supo caldear el ambiente programando la Noche en el Monte Pelado, volcado en equilibrar secciones, controlar dinámicas y ajustar volúmenes.

Por fin, los Spanish Brass volvieron -ya era hora- al Palau de la Musica estrenando el "Concierto para Quinteto de Metales", del compositor catalán Salvador Brotons, arropados por la cuerda y madera de la OV. La obra escrita ad maiorem gloriam del grupo protagonista, proyecta momentos realmente cinematográficos, que a ojos cerrados buscarían su sitio en la gran pantalla pero siempre salpicado por el virtuosismo de todos y cada uno de los integrantes del quinteto, que les avala por su sólida carrera de más de tres décadas.

Vicent es un músico de raza que siempre atrae un público heterogéneo. Así lo entendió el auditorio con sus ovaciones interminables. Lo recordará.