Entrevista

Raúl Cimas: “Parece que penaliza el doble hacer un chiste que decir una barbaridad en serio”

El Auditorio Mar de Vigo acoge mañana, a partir de las 20.30 horas, el espectáculo de humor “Cimas & Vaquero”

El humorista Raúl Cimas.

El humorista Raúl Cimas. / FDV

Carolina Sertal

Dos de los humoristas más populares en la actualidad en la escena española de los monólogos llegan este fin de semana a la ciudad, y lo harán con un espectáculo debajo del brazo que promocionan como “único e irrepetible”. Raúl Cimas y J. J. Vaquero se subirán mañana, a partir de las 20.30 horas, al escenario del Auditorio Mar de Vigo para hacer disfrutar al público con el ingenio de dos monstruos del humor. El guionista Raúl Cimas comenta por escrito su nuevo show y la escena de hoy en día.

–Junto a J. J. Vaquero prometen este sábado el espectáculo de una batalla épica, ¿qué se encontrará el público vigués?

–Sí, estaremos juntos, pero precisamente para no hacer una batalla… Nos parece más bonito que la gente vea a dos tipos poco hechos, dos deshechos echándose una mano fraternalmente para derribar juntos el muro de la retranca gallega.

–¿Es difícil hacer reír al público gallego? ¿Qué es lo que más les llama la atención del tipo de humor en Galicia?

–Es que… siempre es difícil. Pero confiamos. Vamos con ganas, tengo muchos amigos gallegos que se pasan el día de risas, pero sus bromas las hacen con la cara seria. Eso me encanta.

–No es la primera vez que están juntos sobre el escenario, ¿cuáles son los ingredientes imprescindibles para combinar el humor de dos artistas y que funcione el show?

–En la variedad está el gusto. Me hace gracia mucha gente diferente con estilos muy dispares… no creo que haya más secreto que el hecho de que nos lo pasamos bien y no tenemos la mínima intención de competir. Además, Vaquero hace halterofilia (sí, el sentimiento de culpa a veces no tiene piedad). Si compitiéramos, me dejaría ganar.

–A menudo se pueden encontrar declaraciones de humoristas que aseguran que “ahora ya no se puede decir nada”, ¿el humor tiene límites? ¿Cuál es su percepción al respecto?

–¿Esto no será la manera gallega de preguntar por los malditos límites del humor, no? Pues hay un poco de todo… por un lado, sí que parece que penaliza el doble hacer un chiste que decir una barbaridad en serio… Por el otro, también pienso que se nos paga por regatear un poco, filtrar… El cómico siempre está entre la persona y el personaje y a veces se diluye uno en el otro.

–-¿De qué forma han repercutido las redes sociales en la escena humorística? ¿Han beneficiado al sector?

–No sé ni siquiera si somos un “sector”. Es que de repente me he imaginado en una mesa muy larga en la que estuviera Ignatius, Jose Mota, Pantomima Full, todos hablando de cómo va el desarrollo de las chorradas y su impacto en el mercado… Lo mejor que han traído es que tienes mucha más información, hay más gente que ver. Aunque no sé si está relacionado o no, pero paradójicamente hay menos programas de humor. Al menos en las generalistas.

–Desde aquellos primeros espectáculos y proyectos, ¿qué es lo que más ha cambiado o cómo ha evolucionado?

–He perdido algo de agilidad y he bajado de velocidad a un kilómetro por hora de los 1,5 en los que estaba antes. Pero que el publico esté tranquilo, que por suerte Vaquero sufre de los nervios y creará el pasmo necesario en la gente.