Dos jóvenes valencianos, en la élite del diseño mundial

Martín Pérez y Jana Beneito son dos de los 35 diseñadores emergentes que han sido seleccionados entre 500 candidatos de todo el mundo para formar parte del Young Designers Circle de la organización internacional que es consultora de la ONU

Martín Pérez y Jana Beneito.

Martín Pérez y Jana Beneito. / L-EMV

La World Design Organization (WDO), responsable entre otras cosas de la capitalidad mundial del diseño, ha elegido recientemente a 35 jóvenes para integrar el nuevo Young Designers Circle de los próximos dos años. Se trata de la única entidad internacional que es consultora de la ONU en materia de diseño. El órgano pretende impulsar las propuestas y visiones de los jóvenes materias en este programa y, por eso, tiene un “círculo joven” con menores de 35 años.

Entre los 35 seleccionados de un total de 500 candidaturas de todo el mundo hay dos valencianos que, además, son los únicos españoles. Se trata de Martín Pérez, egresado y profesor en la Universidad CEU Cardenal Herrera; y Jana Benieto, titulada por la Universitat Politècnica de València (UPV) y diseñadora gráfica en Australia.

Ambos ya tenían cierta experiencia de representación estudiantil o juvenil y han sido seleccionados después de enviar cartas de motivación y recomendación y de presentarse al organismo en un vídeo. Sus perfiles, como el de los otros integrantes son tan diferentes y diversos como también lo es el sector del diseño en sí.

Martín Pérez, de 26 años, es titulado en Ingeniería del Diseño Industrial y Desarrollo de Productos en la Universidad CEU UCH, grado en el que también imparte clases al tiempo que prepara su doctorado. Apunta que su papel y el del resto será “dar voz al diseño de los jóvenes” y recuerda que el diseño “siempre ha tenido el reto de definirse”, al incluir campos tan diversos.

“Yo no sabía que existía el diseño industrial, pero desde los seis años me dedicaba a montar cosas que se rompían en casa y hacía inventos, y desmontar por hobby y curiosidad pura”, recuerda. Cree que su profesión consiste en encontrar un “equilibrio creativo y técnico”. “Espero aportar y, en cierta forma, representar a la cultura española y dar a conocer al mundo del diseño nuestra forma de hacer y de pensar objetos y productos, teniendo siempre en el centro a las personas”, añade. “Ese carácter español, esa capacidad de entendernos, de trabajar y funcionar de la gente del sur de Europa”, afirma.

Entre otras cosas Pérez, de València, lamenta que en esta sociedad tan rápida, muchos productos son hoy en día de “usar y tirar” y no se llega a crear un “vínculo emocional” como sí que ocurría antes. Por otro lado, asegura que las nuevas herramientas tecnológicas, como la Inteligencia Artificial, ayudarán a los diseñadores pero es una cuestión compleja. “No creo que una máquina pueda hacer nuestro trabajo, en todo caso nos permitirá ir mucho más rápido”. Y es que el diseño es, sobre todo, creatividad.

Objetivos de Desarroll Sostenible

Por su parte, Jana Beneito, de 23 años y natural de Bocairent, relata que en el primer contacto que han tenido los miembros del Young Designers Circle ya ha quedado patente que los próximos dos años trabajarán mucho sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y cuestiones como el cambio climático, la educación, la desigualdad social o el diseño circular y el reciclaje.

Beneito es  titulada del grado en Diseño y Tecnologías Creativas y se especializó en diseño gráfico, de lo que trabaja en Australia, donde se fue al finalizar sus estudios en busca de una experiencia internacional que la pandemia no le había permitido.

Sobre qué puede aportar ella a la organización internacional que la ha seleccionado, explica que durante su carrera se le han inculcado “los valores de que el diseño no son solo cosas bonitas y estéticas, sino de que se debe enseñar enfocándose en las personas, en la realidad de los usuarios, para que las cosas estén adaptadas a sus necesidades y sean accesibles”. Por eso, está especialmente interesada en el diseño universal, “para todas las personas”.

Como Martín Pérez, Beneito conoció la WDO a través de la celebración de la capitalidad mundial del diseño que València tuvo en 2022. “Espero aprender un montón, poder seguir nutriéndome de estos campos y otros del diseño, como el circular… aprender un poco de todos para ser más consciente de todas las posibilidades que hay y aportar cosas al grupo”, explica la joven. Quiere, sobre todo, “que sea una experiencia positiva, enriquecedora y motivadora”.