España se ha enganchado a la Roja. El fútbol de la selección española ha inundado de esperanza a todo el país. Millones de aficionados se sentarán esta noche en el sofá de sus casas para ver el Japón-España con la ilusión de que el equipo de Luis Enrique haga algo grande en el Mundial. Para una familia será muy especial. Tal vez más que para ninguna. Los Guillamón viajaron la semana pasada a Catar para ver el España-Alemania en el estadio Al Bayt, ubicado en la ciudad de Al Khor, a 35 kilómetros de Doha con sus bufandas, camisetas, banderas y hasta turbantes árabes de España. Hoy, cuatro días después, se reunirán de nuevo en su domicilio de l’Eliana para hacer fuerza por Hugo. Su padre Joaquín, su madre María José, sus hermanos Ximo y Olga, su novia Claudia y sus amigos Iván, David y Jona sueñan con el debut mundialista del futbolista del Valencia y el ansiado billete a los octavos de final. Levante-EMV ha querido vivir de cerca la ilusión de los Guillamón a pocas horas de un partido que puede marcar sus vidas.

La ‘Mannschaft’, a rematar la faena

«La semana pasada estuvimos en Catar y si llegamos a semifinales volveremos la familia al completo, incluida mi hija que está estudiando en Estados Unidos. Y si ganamos el Mundial he prometido que haré una media maratón», asegura su padre Joaquín. Todos saben que hoy es un día marcado en rojo para Hugo. La clasificación está encaminada, Luis Enrique rotaciones y tiene opciones de estrenarse aunque sea desde el banquillo. «Ojalá tenga su oportunidad contra Japón, pero decide Luis Enrique. Hugo ya está recuperado de la rodilla y cruzamos los dedos para que se estrene en el Mundial. A Hugo le viene de lujo el estilo de juego combinativo de Luis Enrique, esta forma de jugar le va como anillo al dedo. Lo que pasa es que hay gente muy buena en la selección».

Por ganas del internacional del Valencia no va a ser. «Hugo está pletórico y con ganas de jugar y ayudar al equipo. Después del partido contra Alemania se acercó a la grada y pudimos hablar un rato con él para saludarlo y darle muchos ánimos. Tiene la confianza del míster y lo vemos que está disfrutando de la experiencia como un animal», asegura orgulloso Joaquín. Los Guillamón han vivido en persona el ambiente que rodea a la selección, han compartido momentos con la expedición de la RFEF y han regresado a casa con las mejores sensaciones. «Veo a España muy bien, son una piña. Es un grupo muy unido, hay muy bien ambiente, allí se respira tranquilidad y mucha ambición. Si nos tira alguien solo será Brasil y seguro que si les tocamos a los brasileños no les hará mucha gracia». El ambiente es bueno y el fútbol también. Estamos jugando a un nivel espectacular y con eficacia porque se decía que a España le faltaba el gol».

Hoy apuestan por la victoria y por el liderato.. «El empate vale, pero seguro que España sale a ganar. Japón se juega la vida y conociendo a Luis Enrique seguro que no salimos a especular y salimos a ganar con el cuchillo entre los dientes».

Luis Enrique

El seleccionador nacional, aseguró en la previa que España no especulará en ningún caso con la clasificación. “Qué pasa si tú dices, ‘vale, me interesa ser segundo’, y estás empatado a cero, y en el otro partido también, y luego en el minuto 95 marca Japón y también marca Costa Rica. Quedas eliminado en los últimos 15 segundos por haber especulado durante 90 minutos”, se preguntó el asturiano. “Cuando estás convencido de tu equipo, no se trata de quedar segundos, queremos quedar primeros. Si nos toca el segundo del grupo F, perfecto”.