El camino hacia la Copa del Rey se ha empinado para el Valencia Basket. Después de la derrota del domingo ante el poderoso Real Madrid, tercera consecutiva en la Liga acb Endesa, la plaza en la próxima Copa del Rey se ha encarecido. Los de Álex Mumbrú se sitúan duodécimos en la clasificación, a dos victorias del octavo, el Surne Bilbao Basket, y con otros tres rivales por delante: Monbus Obradoiro, Coviran Granada y Río Breogán Lugo.

En la sala de prensa del WiZink Center, el entrenador ‘taronja’ admitió el difícil panorama que se presenta en las próximas siete jornadas, hasta que, con el final de la primera vuelta, se cierre el corte para la Copa en la decimoséptima fecha del domingo 22 de enero con la visita a La Fonteta del Casademont Zaragoza.

Además, entre tanto, el Valencia BC tendrá que compaginar el objetivo copero con nueve exigentes choques de Euroliga. «Está claro que es una cuesta arriba para pelear por la Copa. El siguiente encuentro será en casa contra el Bàsquet Girona. Es cierto que la Euroliga no para. Tenemos que pensar siempre en el siguiente partido, intentar estar bien y preparador para competir», explicó Mumbrú. Además, cuatro de los siete partidos hasta la jornada 17 se disputarán en La Fonteta, donde el vestuario quiere hacerse fuerte tras un pésimo arranque como local en el que únicamente se han conquistado tres victorias en los diez partidos

Con un balance de cuatro triunfos y seis derrotas, alcanzar las diez victorias, prácticamente, garantizaría meterse en la Copa, que tendrá lugar en el pabellón del anfitrión, el Joventut, entre el 16 y 19 de febrero. Para llegar al doble dígito en el casillero de victorias, el Valencia debería imponerse en seis de los siete encuentros que le esperan: Girona, Fuenlabrada, BAXI Manresa y Zaragoza en casa, y fuera, Coviran Granada, Gran Canaria y Baskonia.

Incluso, nueve victorias, sumadas a un buen ‘basket average’, podrían servir. El margen de error ‘taronja’ se ampliaría si sus adversarios no responden frente a un calendario más difícil. Por ejemplo, los bilbaínos deben medirse a Barça, Real Madrid y Unicaja.