El Valencia Basket afronta hoy su primer partido a domicilio en la Euroliga después de un atípico debut en la máxima competición europea con cuatro encuentros en La Fonteta. Y lo hace, además, ante un rival directo como el BC Polkowice, con el que se juega la posibilidad de ser líder en solitario del grupo A con permiso del USK Praga, que visita la complicada pista de Fenerbahce.

Estreno taronja lejos de casa en la Euroliga

El BC Polkowice, de hecho, viene de romper la condición de invicto del equipo checo y juega con la ventaja de medirse a las taronjas en el City Sports Hall, aunque los precedentes en su casa no le son favorables con el Valencia Basket. Los dos duelos en competición oficial fueron la temporada pasada en octavos de la EuroCup Women. El conjunto taronja ganó en la ida en Polonia por 77-85 y, pese a que cayó en la vuelta en la Fonteta por 63-66, pasó a la siguiente ronda gracias al average. Respecto a los enfrentamientos no oficiales, el Polkowice fue el rival en el partido de presentación de la temporada 21-22, que el Valencia Basket ganó 77-61. El precedente más reciente es en la pretemporada de este año en el triangular de Inca, en el que se impusieron las polacas (49-73).

El Valencia Basket, además, llega al partido de esta tarde con la moral por las nubes, en plena racha de victorias y tras haber ganado ya a rivales del nivel del Virtus Segafredo Bologna, Atomeromu KSC Szekszard y Tango Bourges, con el único borrón de una ajustada derrota ante USK Praga.

Bec Allen, que fue operada de la lesión en las costillas que sufrió durante la Copa del Mundo en Australia, será de nuevo la única baja, aunque Laia Lamana, que sufrió un edema durante un partido con el NB Paterna y no ha participado en los últimos partidos, jugará esta semana con el filial.

Rubén Burgos recordó que «esta temporada han ganado en su cancha a Fenerbahce y han conseguido ganar a Praga y hablamos de dos candidatos al título».