La Asociación Española de Técnicos Cerámicos (ATC), con la colaboración de la Diputación de Castelló, ha iniciado un ambicioso y necesario trabajo destinado a recuperar y conservar la memoria de la industria cerámica provincial. El proyecto ha recibido el nombre genérico de ‘Patrimonio inmaterial del clúster cerámico’ y consiste en la realización de entrevistas en profundidad, a cargo de periodistas castellonenses, que se graban en vídeo y luego, para facilitar tanto su consulta como su divulgación, se resumen en una publicación profusamente ilustrada.

«La historia del clúster cerámico de Castelló se ha ido construyendo, paso paso, gracias al esfuerzo de muchos profesionales, tanto hombres como mujeres, que desde muy distintos ámbitos de la industria aportaron, y lo siguen haciendo, su capacidad de trabajo, su talento y, sobre todo, el absoluto convencimiento de que la cerámica es un material en constante proceso de reinvención, un material que todavía guarda muchas posibilidades por descubrir. Y ese trabajo, concienzudo y entusiasmado, es el que ha permitido a nuestras fábricas convertirse en un sólido referente de la innovación azulejera a nivel mundial, tanto en los aspectos técnicos como en los estéticos», asegura el presidente de ATC, Juan José Montoro, quien subraya: «Llevamos años reivindicando el trabajo de los profesionales que nos precedieron, aquellos que pusieron en pie la industria cerámica tal y como hoy la conocemos».

En una primera etapa se ha contado con empresarios, técnicos e investigadores «cuyos nombres son imprescindibles a la hora de intentar escribir la historia del sector cerámico», afirma Montoro. Y los entrevistados han sido los técnicos cerámicos María Dolores Llanes y Serafín Tortosa; el investigador Juan Bautista Carda, o los empresarios Luis Hernández, Carlos Cabrera, Agustín Poyatos, Héctor Colonques, Prudencio Chumillas, Joaquín Peris y Antonio Querol, que, lamentablemente, falleció meses después de ser entrevistado por ATC. Y a esta lista hay que añadir el homenaje póstumo que se le ha rendido al que fue durante varias décadas el gerente de la hoy desaparecida azulejera Azuliber, Fernando Maeso, utilizando viejas grabaciones de video y diversas entrevistas realizadas en los últimos años de su vida.

«Se trata de una iniciativa con la que recuperamos y atesoramos la memoria de los hombres y mujeres cuyo trabajo marcó el inicio del despegue del azulejo de Castelló y la creación del distrito cerámico. Se trata de largas conversaciones recogidas en grabaciones de video, que están jalonadas de pequeñas anécdotas o de grandes sucesos que nos ayudarán a comprender mejor la grandeza y la fortaleza de nuestra industria cerámica», afirma Montoro.