Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El buen gobierno para las pymes pasa por someter las cuentas a un auditor

Remunerar a los consejeros para atraerlos y retenerlos pero sin comprometer su independencia de criterio es otra práctica aconsejable

Someter las cuentas a la revisión de un auditor externo y remunerar con prudencia a los consejeros son algunas de las prácticas aconsejables en las pymes. El Colegio de Economistas de Valencia (COEV) presentó ayer la Guía de Buen Gobierno Corporativo para Empresas Pequeñas y Medianas, una herramienta con directrices básicas para que las pymes implanten medidas que aumenten su competitividad y optimicen su desempeño económico y social. La guía, elaborada por el Registro de Economistas Auditores del Consejo General de Economistas con la colaboración de Cepyme, consiste en un manual organizado a través de un test de veinte preguntas, doce principios básicos y veintiséis recomendaciones.

Estas últimas son un compendio de algunas de las prácticas que los economistas consideran fundamentales para la prosperidad de todas las empresas y en este caso singular, de las pymes. El documento ofrece tres recomendaciones generales: promover un adecuado ambiente de control, elaborar las cuentas anuales de forma que presenten una imagen fiel de las mismas a cargo de un auditor y extender el principio de transparencia a las políticas fiscales. En cuanto a las remuneraciones, las de los consejeros deberán ser las necesarias para atraerlos y retenerlos pero no tan elevadas como para comprometer su independencia, incluir una cláusula que permita a la entidad reclamar el reembolso de los variables y que los pagos por resolución del contrato no superen el importe de dos años.

Respecto a los riesgos, la guía recomienda establecer una política de control y gestión que identifique los tipos de riesgos, fije un nivel aceptable y prevea medidas para mitigar el impacto. Finalmente, en relación a los órganos de administración, el texto aconseja que el consejo desempeñe sus funciones teniendo en cuenta los valores éticos, que tenga una composición equilibrada, que al menos la mitad de ellos sea independiente, que se reúna al menos cuatro veces al año o reducir las faltas de asistencia a los casos indispensables.

Compartir el artículo

stats