Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Coronavirus en Valencia

La compra de chalés tras el confinamiento agota en ocho semanas la oferta en Valencia

Familias con ahorros se lanzan a adquirir inmuebles con grandes espacios, zonas verdes y piscinas tras el trauma vivido durante la cuarentena - La demanda en poblaciones como Náquera se ha multiplicado por cinco

La compra de chalés tras el confinamiento agota en ocho semanas la oferta en Valencia

La compra de chalés tras el confinamiento por la pandemia de coronavirus ha agotado la oferta de los unifamiliares que están a un precio razonable (200.000 euros) en la provincia de Valencia. Familias con ahorros se han lanzado a adquirir inmuebles con grandes espacios, zonas verdes y piscina tras el trauma vivido durante la cuarentena. La demanda en poblaciones como Náquera se ha multiplicado por cinco y en las zonas del interior se ha disparado el interés por las casas de pueblo (que se pueden conseguir por precios muy asequibles). El coste de los chalés no ha subido, pero los agentes de la propiedad inmobiliaria creen que aumentará en los próximos meses si se produce otro confinamiento. En la ciudad de València también se ha incrementado el interés de familias con recursos por los pisos con grandes terrazas.

Ismael Giménez, dueño de la inmobiliaria Ismael Giménez de Náquera, asegura que en las últimas ocho semanas ha vendido cincuenta chalés y adosados en Náquera. «He vendido prácticamente toda la cartera de viviendas unifamiliares que tenía por un precio de hasta 210.000 euros. Han sido 35 chalés y 15 adosados. Ahora me queda uno de 475.000 euros», confiesa. Los compradores son fundamentalmente ciudadanos de València y del área metropolitana que buscan una segunda residencia. «Son personas que en verano se iban a un hotel de vacaciones y este año han decidido comprar un chalé porque tenía dinero ahorrado», explica Jiménez.

Efecto rebote

El responsable de la inmobiliaria de Náquera reconoce que le ha sorprendido la reacción del mercad0. «En un año normal vendemos una quinta parte. Cuando se decretó el confinamiento pensábamos que la caída iba a ser descomunal, pero hemos tenido un efecto rebote que no nos esperábamos. Ha sido una locura», afirma Ismael Giménez.

Alfredo Cano, presidente del Colegio de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria de Valencia, confirma que la tendencia es generalizada. Cano tiene su inmobiliaria en la Canal de Navarrés (junto a Xàtiva) y apunta que en las comarcas del interior se ha disparado el interés por los chalés con piscina y las casas de pueblo, que se pueden conseguir por un precio mucho más bajo. «En Navarrés con 100.000 euros puedes comprar un chalé muy bueno. Es una oportunidad porque estamos a menos de una hora de València», subraya. «Casi todos los chalés y casas de pueblo que teníamos los hemos vendido. Si este año hubiera tenido un 30 % más de viviendas unifamiliares también estarían vendidos», indica.

El representante de los API (que regenta la inmobiliaria Habitale Cano Boluda Navarrés) precisa que los precios las casas de pueblo rondan entre «los 30.000 y los 40.000 euros. La gente lo ha pasado muy mal durante el confinamiento y busca casas con mucho espacio y patio. El perfil de los compradores es muy variado». Alfredo Cano subraya que solo le queda un chalé de 78.000 euros sin piscina y que está para reformar.

Mercado de lujo

El mercado de lujo de València tampoco se ha resentido a pesar de la crisis económica generada por la pandemia. Una consultora inmobiliaria de la capital destaca que se ha incrementado el interés por las viviendas con vistas y terraza. «La gente con dinero no tiene problemas en gastarse medio millón de euros en una casa con buenas condiciones. Tengo clientes que se han agobiado durante el confinamiento y que buscan un piso más grande y con terraza por si en otoño vuelven a decretar otra cuarentena», revela.

Los datos de récord de compra de chalés en Valencia se producen a pesar de que los extranjeros no han podido adquirir viviendas por las limitaciones de entrada en España. El mercado de los compradores europeos (sobre todo británicos, italianos, franceses y belgas) es uno de los principales motores del sector inmobiliario valenciano. Más de la mitad de las viviendas vendidas en Alicante las compran extranjeros (la mayoría no residentes).

Alfredo Cano puntualiza que una de cada tres viviendas unifamiliares de la Canal de Navarrés la adquiere ciudadanos europeos, situación que se reproduce en condiciones normales en otras zonas de Valencia, pero que ha permanecido paralizada desde la declaración del estado de alarma.

Más información del coronavirus en Valencia y toda la actualidad de hoy

ÚLTIMA HORA: Últimas noticias del coronavirus en Valencia

Martín Moreno, asesor de la OMS: "Se debería haber pedido llevar mascarilla desde el inicio"

Los municipios valencianos afectados por el cambio de frecuencias de la TDT

Alerta naranja en Valencia por lluvias muy fuertes y tormentas con granizo grande

A prisión dos detenidos por matar a Dani Menjíbar, pretendiente en myhyv, en Torrent

Muere Kelly Preston, la esposa de John Travolta

Fallece el nieto de Elvis Presley a los 27 años

Compartir el artículo

stats