Suscríbete Ahora

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Empresas

El Consell implica a Ford y a una firma japonesa en el proyecto de una fábrica de baterías

La filial española de la multinacional química y de componentes para la industria Ube muestra interés en la iniciativa - La valenciana Ampere también reconoce contactos con la administración

El Consell implica a Ford y a una firma japonesa en el proyecto  de una fábrica de baterías

El Consell implica a Ford y a una firma japonesa en el proyecto de una fábrica de baterías

Con discreción, en medio de la mayor crisis que han conocido generaciones en tiempos de paz, el Consell comienza poco a poco a concitar apoyos y movimientos en el tejido empresarial asentado en la C. Valenciana para un proyecto que puede cambiar el futuro de la industria del automóvil: la construcción de una fábrica de baterías para coche eléctrico.

La operación, obviamente, depende en buena medida de la apuesta que esté dispuesta a hacer la multinacional estadounidense Ford. Pese a la ubicación estratégica de la C. Valenciana como puerto referente en el Mediterráneo y su buena conexión a otros territorios de la península con planta de coches a través del ferrocarril, es la fábrica de Almussafes la que da sentido a este proyecto como potencial cliente.

En este sentido, fuentes empresariales confirman que, si bien la reacción inicial de Ford a estos movimientos del Consell fue más bien fría, en los últimos meses la posición de la multinacional, en pleno proceso de electrificación, habría cambiado. El interés de la multinacional del óvalo en el proyecto de gigafactoría es «alto», apuntan fuentes conocedoras de las conversaciones. Ford estrenará en pocas semanas una planta para montar sus propias baterías para las versiones híbridas que ya se fabrican aquí. El proyecto de la Generalitat supone dar una paso más hacia la movilidad eléctrica.

Como adelantó este diario el pasado mes de octubre, la Generalitat ha sumado a la C. Valenciana a esa carrera de varias autonomías por ubicar en su territorio una gigafactoría. El plan es complejo porque depende de la iniciativa privada y del apoyo de las instituciones europeas. Obviamente, el apoyo del Gobierno es fundamental. De hecho, el Ministerio de Industria remitió una carta a finales de marzo a una multinacional con sede en la C. Valenciana interesada en el proyecto confirmándole que cuenta con el apoyo del Ejecutivo. La matriz de la compañía todavía no ha respondido.

El cambio de paradigma en la automoción, de la combustión tradicional al vehículo eléctrico, hace estas instalaciones fundamentales, y la Comisión Europea lo ha convertido en un sector estratégico. Bruselas considera que Europa necesitará una decena de megafábricas de baterías para hacer frente al impulso del coche eléctrico. La Comisión Europea está dispuesta a canalizar 100.000 millones de euros en ayudas para agilizar el despliegue de estas gigafactorías. Mientras comunidades como Aragón negocian con fabricantes chinos (controlan la producción mundial de este producto, de elevado coste de transporte) para ofrecer su suelo, la Generalitat busca concitar el apoyo de empresas ya instaladas.

En este sentido, el proyecto valenciano para la gigafactoría de baterías que impulsa el Consell ha despertado el interés de empresas punteras. Es el caso de Ube Corporation Europe, una empresa química y de componentes para la industria que tiene su sede en Castelló. La firma es una filial de la multinacional japonesa UBE Industries Ltd, y los responsables locales han mostrado su interés.

Aplicaciones de baterías

Ocurre lo mismo con Ampere, una empresa valenciana dedicada a la gestión de energía, que confirma que ha hablado con el Consell del proyecto. «No fabricamos baterías, pero sí las aplicaciones», puntualizaron. Las mismas fuentes destacaron las posibilidades que tienen las empresas de la C. Valenciana para sacar adelante el proyecto ya que tienen una gran tracción. La implicación de Ampere, si se llega a producir, sería secundaria. Cabe destacar que esta firma valenciana es una de las pocas empresas españolas (solo cuatro) que participan en un proyecto europeo de apoyo a la investigación, la innovación y el desarrollo de baterías para vehículos eléctricos.

Power Electronics es otra de las firmas sondeadas, aunque a diferencias de otras compañías la empresa rechazó valorar sus opciones. Preguntada por el proyecto, una portavoz de la firma indicó: «No me consta ninguna información».

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats