Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Anulación

La Feria cancela Iberflora y la reconvierte este año en un certamen virtual

El evento de plantas y flores iba a celebrarse del 6 al 8 de octubre de forma presencial junto a Eurobrico y esperaba a cerca de 600 expositores

Imagen de archivo de la edición de 2019 de Iberflora. m. a. montesinos

La crisis del coronavirus sigue provocando estragos en la economía valenciana. Ayer le tocó el turno a Iberflora y Eurobrico, dos certámenes que iban a celebrarse de forma presencial del 6 al 8 de octubre en las instalaciones de Feria Valencia y que ahora han sido cancelados y reconvertidos en eventos virtuales. Fuentes empresariales consultadas por este diario explicaron que la suspensión de ambas manifestaciones comerciales se debe a dos motivos principales. Por un lado, la perspectiva de que las trabas a la movilidad internacional provocaran numerosas cancelaciones entre los visitantes extranjeros, piedra angular de cualquier feria. El segundo no es otro que las propias dificultades económicas que atraviesan las empresas, que aconsejan a las mismas eludir según qué tipo de gastos, como el de exponer en ferias, para destinar los menguantes recursos a la solvencia de la mercantil.

Retraso

Así las cosas, la dirección de Feria Valencia ha decidido, a petición del sector, retrasar el certamen al año que viene, siempre que la evolución de la pandemia lo permita, y celebrar este octubre en su lugar un evento de formato digital a través de una plataforma que se está diseñando en estos momentos y en la que los expositores que quieran podrán exhibir sus propuestas y novedades y los visitantes profesionales tendrán registrarse para establecer contacto con sus eventuales proveedores. Las fuentes consultadas aseguraron ayer a este diario que Iberflora tenía previsto contar con 400 empresas y Eurobrico, con otras 200. En total, 600.

No es la primera vez que Feria Valencia tiene que tomar una medida de estas características desde que la pandemia de coronavirus empezó a manifestar todo su poder destructivo allá por febrero. La primera cancelación fue la de Fimma-Maderalia, que debían celebrarse en torno a Fallas y que, de momento, han sido trasladadas a los primeros días de diciembre.

El pasado junio -y por los mismos motivos que Iberflora y Fimma- la dirección de la institución con sede en Benimàmet decidió cancelar hasta 2021 Hábitat, el evento que acoge a expositores del mueble, la iluminación y la decoración. La entidad pactó con el sector organizar un evento extraordinario que tendrá lugar entre el 10 y el 12 de noviembre y que se denominará Ágora Encuentros Hábitat y Textilhogar. Este último, es otro certamen cancelado. Se trata, si no se suspende finalmente, de un evento comercial de tamaño ajustado y precios baratos para mostrar las novedades del sector.

En estos meses de pandemia, Feria Valencia solo ha podido celebrar -este verano- dos certámenes: el del automóvil (una feria local) y Día Mágico.

Otros recintos

La gran suerte de la institución es que la gran feria que organiza -Cevisama- tuvo lugar a principios de febrero y no se vio afectada por el coronavirus. Ese evento supone entre un 25 % y un 30 % de los ingresos anuales de Feria Valencia, que tiene en el Hábitat otra de sus grandes fuentes de facturación, con cerca de un 10 %.

La situación de la entidad es algo mejor que otros recintos feriales. Ni Madrid ni Barcelona han podido organizar eventos desde marzo. La madrileña Ifema ha tenido que reconvertir en virtual Fruit Attraction, la mayor feria industrial española, justo por delante de Cevisama.

En Europa, las dos ferias que compiten más directamente con los grandes productos organizados por València, es decir el certamen del mueble de Milán y Cersaie, del azulejo, en Bolonia, no han podido celebrarse este año por causa de la crisis del coronavirus, según las fuentes empresariales consultadas por este diario.

Compartir el artículo

stats