Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Perfil

Un número dos con mucha proyección

Gonzalo Gortázar, consejero delegado de Caixabank, deberá entenderse con Goirigolzarri

Un número dos con mucha proyección levante-emv

Si algo aprendió Isidre Fainé de la fallida fusión entre CaixaBank y Bankia en 2012, es que tanto el éxito de una operación de fusión como la pervivencia de cualquier entidad depende del talento, el esfuerzo y la dedicación del equipo gestor. Pero también, de los equilibrios de poder entre las cúpulas de las dos entidades participantes en cualquier hipotética integración. Bajo esta premisa se entiende que el presidente del mayor accionista de CaixaBank y del futuro grupo resultante haya pactado que la presidencia recaiga en manos de José Ignacio Goirigolzarri, igual que la sede se mantenga en Valencia (para eliminar tensiones en esta puja entre Madrid y Barcelona). También encaja en esta línea que el consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, ocupe esta misma posición en el futuro mayor banco de España.

Casi nadie duda de que Gortázar (Madrid, 1965), consejero delegado de CaixaBank desde 2014, se entenderá con Goirigolzarri y de que su proyección será ascendente. Le avala, además, su experiencia anterior a la llegada al grupo La Caixa. Desde 1993 a 2009 trabajó en Morgan Stanley en Londres y en Madrid, donde ocupó diversos cargos en la división de banca de inversión, estando al mando del Grupo de Instituciones Financieras en Europa, un tablero en el que la nueva CaixaBank tendrá que aprender a jugar.

Compartir el artículo

stats