30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Medio Ambiente retomará el impuesto a los súper en función de cómo se cierre el Patsecova

Mollà tramita una nueva tasa a las grandes superficies por el tráfico que generan y reabre la puerta a gravar por el CO2 a las cadenas como Mercadona y Consum aunque no superen los 2.500 metros La consellera esperará a que el plan de Climent defina qué locales tienen impacto territorial

Colas para entrar en un supermercado durante la pandemia.

Colas para entrar en un supermercado durante la pandemia.

Durante la legislatura pasada, la gran batalla empresarial desde el ala de Compromís del Consell tuvo enfrente a grandes proyectos urbanísticos como Puerto Mediterráneo; o a gigantes como El Corte Inglés, por las aperturas dominicales del comercio. En lo que va de Botànic II, sin embargo, el gran pleito es local, y se está produciendo con las cadenas de supermercados, como Mercadona o Consum, a las que quieren imponer, entre otras cosas, un impuesto verde.

Estas cadenas tienen dos frentes abiertos con el Consell, el de Economía y el de Medio Ambiente, que en realidad son el mismo, ya que pueden encontrarse de golpe con más burocracia y un gravamen. Se lo juegan en la misma negociación. El primero de estos frentes se deriva de la nueva ley de Transición Ecológica, cuya tramitación acaba de empezar.

El texto de la Conselleria de Medio Ambiente incorpora un impuesto a las grandes superficies, que ya existe en Cataluña o Asturias, y que pese a la oposición de los operadores comerciales está validado incluso por el Tribunal de Justicia de la UE. Por norma general, ese impuesto afecta a las tiendas de más de 2.500 metros cuadrados, como hipermercados, grandes almacenes, etc. Lo que se penaliza son las emisiones de CO2 por los desplazamientos en coche que generan entre sus clientes.

Ahora, en el caso valenciano, el primer borrador de la ley valenciana gravaba también como novedad a las tiendas a partir de 1.300 m2, cuando estas se sitúan fuera de la trama urbana consolidada y, por tanto, provocan también desplazamientos en coche. Eso impactaba directamente sobre los supermercados, cuyo tamaño medio ronda los 1.500-1.800 metros.

El texto fue enmendado por la propia conselleria tras algunas reuniones este verano con los empresarios. Así, del anteproyecto se borró esta referencia a las tiendas de 1.300 m2. Parecía un capítulo cerrado, casi un guiño a unas cadenas enfrentadas también con la Conselleria de Economía por el alcance de otro proyecto, el Patsecova. Pero nada más lejos de la realidad.

Según asegura la propia consellera de Transición Ecológica, Mireia Mollà, la posibilidad de que los supermercados se vean afectados por un impuesto sigue abierta, explica en una entrevista con Levante-EMV que se publica mañana. Su posición personal, de hecho, es que el texto debería quedarse «como estaba planteado desde el principio», con los 1.300 metros. Pero el resultado final, añade, dependerá de lo que ocurra con el Patsecova, de la Conselleria de Economía, que es la competente para establecer qué es una gran superficie.

Es ahí donde entra en juego el segundo frente para los supermercados, representados por la asociación Asucova. Mollà reconoce así la vinculación de las dos normativas que, ahora mismo, las carteras de Compromís abordan sobre el comercio, y que tiene bastante inquieto al PSPV.

Cabe recordar que, desde este verano, el Plan de Acción Territorial Sectorial del Comercio (Patsecova) que promueve la Conselleria de Economía, está bloqueado por el desacuerdo de los supermercados. Este plan establece qué tipo de tiendas debe requerir una segunda licencia para recibir autorización para su apertura. Tras un lustro de negociaciones, el texto estaba listo para pasar por el pleno del Consell y entrar en vigor. Sin embargo, la resistente oposición de Asucova llevó a Puig a echar el freno a su aprobación, forzando una negociación entre Economía y supermercados que lleva semanas en marcha.

El conflicto está en el mismo punto que en el caso del impuesto: ¿Dónde se fija el umbral de metros de lo que se considera un establecimiento con impacto sobre el territorio o el medio ambiente? Según el Patsecova, las tiendas con impacto territorial son las de más de 2.500 m2, las grandes superficies de toda la vida. Pero, como Medio Ambiente, Economía incluye en el articulado a las tiendas de más de mil metros en determinados supuestos, como cuando se sitúan fuera de las tramas urbanas o en un polígono industrial, fuera de lo que consideran el ámbito de proximidad.

Conselleria y empresas se mantienen en sus posiciones. Los supermercados están peleando para evitar que el texto del Patsevoca les afecte en ningún término. Lo suyo es un modelo de proximidad, defienden. Por su parte, Economía considera que no está de más controlar la expansión de los súper, que en el caso de algunas cadenas están aumentando su tamaño y se mudan a las periferias urbanas.

En medio de todo este conflicto, la tramitación de la ley de Transición Ecológica amenaza ahora con enturbiar aún más la relación entre la Generalitat y las cadenas valencianas de distribución.

Oltra, sobre el Patsecova: «Una cuestión de tamaño»

El Patsecova lleva semanas bloqueado por el desacuerdo de PSPV y Compromís y no ha entrado en el pleno del Consell, pero se ha convertido en una patata caliente entre los socios. La vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, fue preguntada ayer tras la reunión, y aseguró que el problema que está teniendo la negociación del plan se centra en «los tamaños» de las superficies comerciales. «Podríamos decir que es una cuestión de tamaños», dijo al ser preguntada por el problema que está retrasando la aprobación del plan, impulsado por la Conselleria de Economía. efe valència

Compartir el artículo

stats