Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los valencianos que se libran de la condena

La jueza recrimina el trato del Ministerio Fiscal a gran parte de los investigados, ya que «nadie los nombró, ni para bien ni para mal, de manera que la mayoría de las personas acusadas cayeron en el olvido en el transcurso del juicio oral»

collage valencianos caso Bankia

Entre la treintena de personas absueltas por la Audiencia Nacional hay diez valencianos que fueron exconsejeros de Bankia o bien de su matriz, BFA Tenedora de Acciones. Se trata de José Luis Olivas (expresidente de la Generalitat, de Bancaja y del Banco de València), el alcoyano Francisco Verdú (ex consejero delegado de Bankia y exvicepresidente de Banca March), Remigio Pellicer (ex presidente de la patronal del mueble Fevama), José Rafael García-Fuster (abogado, exconcejal y exsenador del PP), Araceli Mora (catedrática de Economía de la Universitat de València), Antonio Tirado (expresidente del Banco de València y exalcalde de Castelló), Ángel Villanueva (exsecretario de Bancaja ), Rafael Ferrando (expresidente de la patronal valenciana), José Manuel Serra (exsecretario de Estado de Industria y Energía en el Gobierno de José María Aznar), así como Francisco Ros García (empresario, expropietario del extinto grupo siderúrgico Thyssen-Ros Casares).

Los valencianos sentados en el banquillo de los acusados, más allá de Olivas y Verdú, han tenido escaso protagonismo durante la larga fase del juicio oral a los procesados por delitos societarios y falseamiento de cuentas.

Así lo reconoce la magistrada Ángela Murillo, de La Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional. En su sentencia llama la atención que en el acto del plenario «nadie los nombró, ni para bien ni para mal, de manera que la mayoría de las personas acusadas cayeron en el olvido en el transcurso del juicio oral, solo recordadas sus identidades por el Ministerio Público en el trámite de conclusiones definitivas».

Además, la magistrada cuestiona el cambio de postura del Ministerio Público, que dirigió su acusación al final del proceso hacia los miembros de las comisiones de auditoría y cumplimiento de BFA y Bankia, a las que no había acusado en un principio. «No sabemos a ciencia cierta en base a qué obedeció tal cambio de postura», apostilla.

La jueza constata la «ausencia de menciones especificas a las personas acusadas, que se sentaron en el banquillo destinado para ellos, por parte de los numerosos testigos que, después de haber prestado exhaustivas declaraciones en fase de instrucción, lo volvieran a hacer en juicio, y también por parte de los peritos, o por referencias documentales de contenido incriminatorio».

Considerado como uno de los protagonistas, Olivas -por cierto, nombrado por la jueza en unas ocasiones como ‘José Luis’, otras como ‘José Manuel’, ‘José Jesús’ o bien ‘José Luis de la Oliva’- se enfrentaba a cinco años de prisión, supuestamente por haber ocultado la grave situación que arrastraba Banco de Valencia, principal participada de otra de las cajas del grupo, Bancaja, de la que fue presidente. Ahora los magistrados entienden que la Fiscalía pretendió introducir en el juicio «errores, omisiones, anomalías y desajustes de las cuentas relativas a ejercicios muy anteriores, hasta del 2007», y reiteran que la «inadecuada gestión precedente» de las extintas entidades quedan al margen de esta investigación.

El expresidente de la Generalitat ha sido uno de los protagonistas del juicio debido a sus desencuentros con la fiscal, que es la misma que le investiga por supuestas irregularidades en inversiones crediticias millonarias del extinto Banco de València, entonces controlado por Bancaja.

Respecto a Araceli Mora, Remigio Pellicer y José Rafael García Fuster (ex integrantes de las comisiones de auditoría y cumplimiento de BFA y Bankia) la sentencia destaca que fueron acusados por la Fiscalía en la recta final del juicio, cuando reclamó para ellos penas que oscilaban entre los dos años de cárcel y el año de prisión sustituible por multa. Los magistrados tampoco aprecian que ningún miembro del grupo cometiera los delitos que se les imputaban.

Escasa mención dedica también la sentencia al resto de los exconsejeros valencianos de BFA-Bankia contra los que sólo presentaban cargos dos acusaciones particulares y a los que ahora absuelve la Audiencia Nacional.

Olivas elude un posible ingreso en prisión

El juzgado de lo Penal número 6 de Valencia condenó hace tres años al expresidente de la Generalitat, de Bancaja y del Banco de València, José Luis Olivas, así como al empresario Vicente Cotino a año y medio de cárcel por falsificar una factura para justificar un asesoramiento en la compra de unas acciones de una empresa eólica que el juzgado considera probado que nunca existió, según el TSJ de la Comunitat Valenciana. Al ser absuelto ahora del caso de la salida de Bankia a bolsa Olivas elude la posibilidad de ingresar en prisión, al menos de momento. j.l.z. valència

Compartir el artículo

stats