Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Puerto aprueba la terminal de Baleària y rehuye otra evaluación ambiental por la ampliación

Puerto y el Ayuntamiento ultiman el proyecto de accesos a la nueva instalación de pasajeros que adjudicará a principios de 2021 y reciclará el 100 % de sus residuos en una planta de biometano

Vista panorámica del proyecto de terminal pública de pasajeros.

Vista panorámica del proyecto de terminal pública de pasajeros.

El presidente de la Autoridad Portuaria de València (APV), Aurelio Martínez, anunció ayer que el consejo de administración ha decidido seleccionar la oferta del consorcio formado por Baleària y la operadora de cruceros Global Ports Holding -única que se había presentado- para acometer la construcción y explotación de la nueva terminal de pasajeros del recinto del Grao. El plan técnico ha contado con una valoración de 93 puntos sobre 100, con lo que ya tiene vía libre para acometer una infraestructura que, según la APV, podría adjudicarse en el primer trimestre de 2021.

Entre las novedades que incorpora el proyecto, en el que la naviera prevé invertir 37 millones de euros, figura la construcción de una planta de biometano para reciclar el 100 % de los residuos generados en esta instalación. Además, tendrá un centro de innovación y ecoeficiencia así como un espacio para la dinamización cultural. Esta infraestructura se ubicará en el antiguo astillero Unión Naval de València (Grupo Boluda), ocupará 100.000 metros cuadrados y su concesión se otorgará por un plazo de 35 años, prorrogables hasta un máximo de 50. Tras conocer la luz verde al proyecto, el presidente de Baleària, Adolfo Utor, comentó que «es una extraordinaria noticia en momentos de incertidumbre y de temporal en la economía».

La APV ultima ahora con el ayuntamiento el diseño del futuro acceso -baraja varias opciones, una con paso inferior- y sostiene que «será una infraestructura accesible, sostenible e inteligente al servicio de la ciudad». Baleària garantiza que el 100% de la energía eléctrica necesaria para el funcionamiento de la terminal se producirá en las propias instalaciones y será de origen renovable. La estación funcionará con cero emisiones contaminantes. Además, todas las líneas de atraques estarán equipadas técnicamente para suministrar conexión eléctrica a los buques atracados, facilitando así parar motores y emisiones al atracar en la capital del Túria.

A vueltas con el proceso de construcción de la nueva terminal de contenedores en la ampliación norte de Valenciaport, que prevé explotar la multinacional TiL-MSC, el mandatario de la APV anunció que la próxima semana prevé enviar a Puertos del Estado el anteproyecto definitivo, una vez incorporadas algunas de las principales alegaciones recibidas y que han motivado «cambios sustanciales».

Entre estos, tal como ya avanzó Martínez a principios de este año, se renuncia finalmente a la prolongación del dique de abrigo (500 metros) o la reducción del calado del dragado en el canal de acceso desde los 22 metros que planteaba inicialmente hasta los 18,5 que establece el nuevo plan. En el primer trimestre de 2021, la APV espera llevar el anteproyecto a exposición pública, si bien todo apunta que la adjudicación definitiva «se va a retrasar», reconoció Martínez al término del consejo de administración.

En su opinión, con las modificaciones introducidas a raíz de las citadas alegaciones «no hace falta» una nueva Declaración de Impacto Ambiental (DIA) porque los cambios realizados «han hecho volver a la situación anterior que tenía una situación favorable y una evaluación aprobada» desde 2007, puntualizó el presidente de Valenciaport. Sea como fuere, partidos como Compromís o Podemos, así como colectivos vecinales y ecologistas, exigen una nueva DIA . Por su parte, el Gobierno central, en palabras del Ministro de Transportes, abogan por dejar el asunto en manos de los técnicos y, «si el proyecto de ampliación del puerto sufre modificaciones, habrá que abordarlas», comentó en una reciente visita a València.

Cosco cede espacio a MSC

La APV aprobó también que CSP Iberian (de Cosco) ceda 21.300 metros cuadrados de muelle, bajo régimen de alquiler, a la terminal de MSC para poder atender sus tráficos tras el accidente que provocó, el pasado mes de septiembre, el desplome de una grúa y dejó sin actividad parte de esta instalación. Respecto a los conflictos laborales , Martínez celebró que se haya desconvocado la huelga de los estibadores y creado una mesa de negociación para llegar a acuerdos. Además, agregó que Valenciaport espera cerrar 2020 con una actividad semejante a 2019 pese al impacto del coronavirus en el comercio; es decir, alcanzar 5,4 millones de TEU (contenedores de veinte pies).

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats